LA NOTA DEL DOMINGO

La batalla de la salud y la urgencia de crear trabajo

Por Jorge Conalbi Anzorena
domingo, 7 de febrero de 2021 · 00:00

El mundo está embarcado en una epopeya sin antecedentes. Nunca antes, en los 2,5 millones de años de existencia de la especie humana, en todo el planeta en forma simultánea se había encarado una campaña de vacunación masiva como la que actualmente se lleva a cabo contra el coronavirus Covid 19.

Eso sí, nuevamente la desigualdad marcó la diferencia. El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus denunció que si bien ya hay más personas vacunadas que infectadas, el 60% de los vacunados pertenecen a 10 países centrales, mientras que unos pocos acceden a pocas dosis y muchos -entre ellos el continente africano y buena parte de Asia- recién recibirían las primeras dosis a mediados de 2022.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La OMS apeló al Covax, instrumento que permite asignar cuotas de emergencia, ante la inequidad que implica la convivencia de naciones que ya están vacunando a sus jóvenes, con otras que no pueden siquiera proteger a sus médicos y trabajadores de la salud. Argentina recibirá 2,2 millones de dosis gracias a este fondo. De todos modos -y sin que pueda considerarse un privilegio- Argentina fue uno de los primeros países latinoamericanos en comenzar a vacunar, después de México. Dato a tener en cuenta: Chile, paraíso neoliberal que suele ser puesto de ejemplo por admiradores vernáculos, recién comenzó a aplicar dosis sobre el fin de esta semana que termina. Y hay 150 países en el mundo que aún no pudieron inmunizar a nadie.

A esta altura, resulta más que evidente que acertó el gobierno nacional en avanzar con la compra y aplicación de la vacuna Sputnik V. La confirmación de la eficacia de la vacuna rusa -que Carla Vizzotti ya había constatado en Moscú- puso en ridículo a la desenfrenada campaña de dirigentes opositores y sus propaladoras. Como cereza en el postre, esta semana se inició una feroz competencia entre los países de la Unión Europea por obtener primero la Sputnik V que ya se está aplicando en Argentina.

Previo a la advertencia de la OMS, fue Cuba el primer país que anunció que producirá 100 millones de dosis de su vacuna Soberana, que ya está en la fase 3 y última etapa de ensayos. La producción prevista excede largamente las necesidades de los 12 millones de cubanos y las autoridades de la isla ya anticiparon la intención de ponerla a disposición del mundo entero. La primera escala es abril, fecha en que ese país se propone llegar al primer millón de dosis.

También China anunció que enviará 10 millones de dosis de su vacuna a países pobres, a poco de conocerse la advertencia que hizo Tedros Adhanom Ghebreyesus. La potencia asiática lo incluyó como parte de su aporte al fondo Covax.

Por su parte, Rusia busca aumentar la producción de la Sputnik V más allá de sus fronteras, lo que le permitiría abastecer muchos países con serias dificultades logísticas. Es que no todas las naciones cuentan con una aerolínea de bandera para disponer de aviones que transporten las vacunas compradas. Y los fletes aéreos hoy resultan insuficientes para satisfacer la demanda. Hay turno de meses para alquilar una aeronave en condiciones de cumplir los requisitos para esa tarea. Con Aerolíneas Argentinas el país resolvió el transporte de respiradores desde China, primero, y vacunas desde Rusia, más tarde.

La iniciativa de Moscú encontró inmediato eco favorable en el ministro Roberto Salvarezza, quien rápidamente anotó al país como aspirante a producir la Sputnik V, así como produce la vacuna de Oxford.

Sin embargo, más allá de la carrera por las vacunas, campañas masivas y esfuerzos por aumentar la producción, la expansión del virus le está ganando la carrera a la inmunización de la población, aún en los países centrales.

Joe Biden impulsó la campaña de vacunación más grande en la historia de los Estados Unidos, con más de un millón de personas inoculadas cada día, pero lo hace a partir del dantesco cuadro heredado: en Los Angeles -la segunda ciudad más importante después de Nueva York- se agotó la provisión de oxígeno y se dispuso que las ambulancias sólo lo utilicen para los pacientes más graves, con baja saturación. Simultáneamente, se ordenó que los pacientes con escasas posibilidades de supervivencia no fueran llevados a los hospitales, para evitar que colapsen. Varios hospitales se negaron a recibir ambulancias con pacientes, por falta de oxígeno para asistirlos. En el centro médico St. Mary, en Apple Valley,  los pacientes ocupan hasta la playa de estacionamiento. En el sur de California además de camas faltan respiradores y sitios en la morgue.

Ni hablar de los colapsos sanitarios en Perú, Ecuador y Brasil, donde en el último mes hasta se produjeron peleas por un tubo de oxígeno.

En la amazonia brasileña se produjeron peleas por acceder a un tubo de oxígeno.

Buena parte de la población Argentina no se mira en el espejo internacional. No se trata sólo de la irresponsable "revolución antisalud" de los jóvenes que desafían al Covid participando en fiestas o reuniones multitudinarias, después de un año de encierro. Si bien en la franja etaria entre los 20 a 30 años es donde se está produciendo la mayor parte de los contagios, la irresponsabilidad es compartida por muchos otros sectores. Hace rato que se relajaron las medidas preventivas en supermercados y locales gastronómicos. En algunos de ellos, rara vez hay alcohol en gel en todas las mesas, que tampoco se desinfectan rigurosamente. En las filas de personas frente a bancos, comercios, dependencias públicas y hasta en los supermercados, se acabó el respeto a la distancia social de dos metros, muchas personas ya abandonaron el saludo con choque de puños, regresaron al apretón de manos y hasta el beso... son sólo algunas muestras de relajamiento general a la hora de tomar precauciones.

La puja mundial por las vacunas y la velocidad de los contagios no son una realidad de la televisión. La última semana, Alta Gracia sufrió un brote focalizado en un centro de salud mental y una escalada de casos positivos que preocupa a las autoridades sanitarias de la ciudad, quienes prevén ampliar el horario de atención para realizar hisopados:  "Permamentemente estamos atendiendo a chicos que vienen, consultan, tienen síntomas. Los atendemos y les explicamos la situación, les pedimos que por favor reduzcan lo más posible los contactos. La demanda es mucha y necesitamos que la gente se cuide. El personal de salud necesita que las personas tengan mayor prevención, porque solos no podemos. Si no hay un cuidado, no vamos a tener capacidad para atenderlos", advirtió Martín Cugno, Director de Salud de la Municipalidad de Alta Gracia.

 

Joe el restaurador y la advertencia de Vladimir 

La asunción de Joe Biden en la presidencia de los Estados Unidos implica la intención de restaurar el viejo orden imperial tras el capítulo fascista de Donald Trump en la Casa Blanca. Con 78 años, el presidente americano no está dispuesto a perder tiempo y a poco de asumir comenzó a tensar la relación con Rusia y China, esta vez no en términos de guerra comercial como había impulsado su antecesor, sino mostrando abiertamente el poderío militar. Puertas adentro, Biden y buena parte de su Partido Demócrata intentará sacar de la cancha a Trump mediante el juicio político en marcha y la persecución judicial a sus seguidores más virulentos. Se trata de una arriesgada jugada política, que parece no tener en cuenta los fuertes cambios producidos en la sociedad norteamericana, así como también ignoró a las tendencias más progresistas de su partido.

Curiosamente, Vladimir Putin pareció advertírselo desde Davos, en el marco del Foro Económico Mundial, que se realizó entre los 25 y el 29 de enero pasados: "Vemos una crisis de los modelos e instrumentos anteriores de desarrollo económico. Fortalecimiento de la estratificación social: tanto a nivel mundial como en países individuales. A su vez, esto provoca hoy una fuerte polarización de las opiniones públicas, provoca el crecimiento del populismo, el radicalismo de derecha e izquierda, otros extremos, exacerbación y exacerbación de los procesos políticos internos, incluso en los países líderes. Todo esto afecta inevitablemente la naturaleza de las relaciones internacionales, no les agrega estabilidad y previsibilidad. Hay un debilitamiento de las instituciones internacionales, los conflictos regionales se multiplican y el sistema de seguridad global también se está degradando", dijo el presidente ruso, cuya intervención completa -que bien podría considerarse "peronista"- puede leerse aquí.

"La pandemia ha exacerbado los problemas y desequilibrios acumulados anteriormente en el mundo. Hay muchas razones para creer que existen riesgos de un mayor crecimiento de las contradicciones. Y tales tendencias pueden manifestarse en casi todas las áreas. Por supuesto, no hay paralelos directos en la historia. Pero algunos expertos -respeto su opinión- comparan la situación actual con la de los años 30 del siglo pasado. Puede estar de acuerdo con tal situación, puede no estar de acuerdo. Pero en muchos aspectos, en términos de la escala y la naturaleza compleja y sistémica de los desafíos y las amenazas potenciales, no obstante, se sugieren ciertas analogías", analizó Putin comparando la situación internacional con el cuadro que llevó a la Segunda Guerra Mundial.

 

Un acuerdo estratégico

Tres semanas atrás esta columna anticipaba las implicancias que para Argentina podría tener el acuerdo comercial alcanzado entre la Unión Europea y China. Ese tratado a la medida de la industria automotriz alemana, que comenzará a producir vehículos eléctricos en el gigante asiático, requeriría del litio para sus baterías.

No hubo que esperar mucho para la concreción de un entendimiento entre Argentina y China para fabricar baterías en el territorio nacional, con el litio de Salta, Jujuy y Catamarca. Aunque aún no trascendió la "letra chica" de ese acuerdo, se prevé la fabricación de vehículos eléctricos para abastecer el transporte público del país, además de garantizar una producción de baterías que permita la exportación a los países de América Latina.

La importancia de este acuerdo radica en la aplicación de políticas dirigidas a agregar valor, superando el histórico extractivismo y exportación de materias primas sin manufacturar.

 El embajador argentino ante China, Sabino Vaca Narvaja, se reunió con directivos de la empresa Jiangsu Jiankang Automobile.

 

La otra buena noticia para el gobierno fueron los índices registrados en la construcción, que creció en diciembre el  27,4% interanual. Se trata de la segunda suba consecutiva tras veintiséis meses en baja, y la de mayor magnitud desde noviembre de 2017. Luego de caídas registradas al inicio de la pandemia de entre -70% y -50% interanual, la actividad del sector comenzó a recuperarse en términos desestacionalizados a partir del segundo semestre de 2020, logrando cerrar el año con una baja de -19,5% promedio anual.

La mala noticia sigue siendo el precio de los alimentos. En Córdoba, la Canasta Básica Total se ubicó en enero por encima de los 57 mil pesos para una familia tipo, según el relevamiento del el Departamento de Estadísticas y Tendencias del Centro de Almaceneros , Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba. Entre los consultados por el estudio, el 15,3% de ellos destinó más del 60% de sus ingresos a la compra de alimentos básicos, en tanto el 28,5% destinó entre el 50 y 59% y el 21,2% utilizó entre el 40 y el 49% para el mismo fin.

A pesar de los esfuerzos por contener la suba de precios mediante programas como Precios Cuidados o los acuerdos sectoriales como el alcanzado con un grupo de frigoríficos y cadenas de supermercados, la escasez de inspectores estatales para controlar su cumplimiento dejar esa tarea en manos de la ciudadanía. En esa tarea el primer voluntario fue El Dipy, quien denunció la iniciativa del gobierno nacional valiéndose del fraude cometido por el supermercado La Anónima, propiedad de Miguel Braun, quien se desempeñó como Secretario de Comercio y secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda entre 2015 y 2018. En las góndolas del este exfuncionario de Mauricio Macri, se ofrecían la grasa molida y los huesos envasados como asado cuyas imágenes indignaron al acróbata automovilístico.

 

El accidente causado por El Dipy.

Párrafo aparte merece que el gobierno nacional incorpore a empresarios como Braun y su familia asociada en los acuerdos de precios. Basta con recordar solo algunos episodios del exfuncionario: En 2017 se denunció que Miguel Braun estableció multas a prácticamente todos los supermercados que forman parte de la competencia de su familia. Además, diferentes diarios denunciaron que el frigorífico de La Anónima fue favorecido por el gobierno de Cambiemos con una mayor participación en el cupo de exportación de carne vacuna premium a la Unión Europea. También se suman denuncias por apropiación de tierras de pueblos originarios en Salta y aprietes mafiosos a competidores. Si se considera ese currículum, envasar grasa en bandejitas para que la compren los pobres no debería constituir una sorpresa.

 

Estos costos políticos innecesarios e injustos que la oposición mediática le hace pagar al gobierno nacional, son posibles no sólo por cometer el pecado de carecer de inspectores suficientes. Su mayor flanco es su propia política distributiva, que sigue privilegiando a sectores del capital concentrado para instrumentar medidas sociales.  Buen ejemplo de ese error distributivo lo constituye la Tarjeta Alimentar: los miles de millones de pesos aportados por el estado nacional para combatir el hambre terminaron en las cajas de las grandes superficies comerciales. ¡Oh casualidad!, casi un año después la cadena de Supermercados Becerra se apresta a construir un centro de compras y esparcimiento en Río Segundo. No hace falta ser muy sagaz para advertir cuál fue una de las principales fuentes de financiamiento.

La semana pasada, el Centro de Almaceneros , Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba lo denunció con claridad: "Para colmo de males de los comercios de proximidad todos los esfuerzos del Gobierno Nacional por contener el precio de los alimentos – Programa Precios Cuidados – Precios Máximos y el flamante Acuerdo de Precios en cortes de carne - se concentran en las Grandes Superficies, excluyendo de participación al comercio de cercanía y poniéndolo incluso en clara desventaja frente a sus clientes habituales".

 

¿Popular o solidaria?

Existen modelos alternativos para distribuir la ayuda estatal evitando la concentración económica -con fuga de divisas incluida- y promover el desarrollo y fortalecimiento de las economías locales. Aunque seguramente a Luis Juez hoy no le agrade recordar "pecados de juventud", durante su intendencia se instrumentó un mecanismo simple que le arrebató de las manos la exclusividad que Supermercados Disco tenía con la Municipalidad de Córdoba para confeccionar los famosos "bolsones". El programa Vale Lo Nuestro consistió en la distribución de tickets canjeables en almacenes y comercios de cercanía, para luego cobrarlos en el estado municipal. Significó, nada más ni nada menos, que poner el dinero del estado en los barrios en vez de arrojarlo a los repletos bolsillos de los sectores concentrados.

A nivel global, la concentración económica financiera parió la era digital, madre a su vez de la sociedad del no trabajo y la exclusión. Seducidos por las luces de la automatización, la mayoría de las veces los gobernantes nacionales, provinciales y municipales, resultan funcionales al proceso de exclusión social. Muchas otras buenas intenciones caen el interminable circuito de la imprescindible asistencia a las urgencias sociales, que si bien son paliativos incuestionables, no deberían sustituir a la generación de fuentes de trabajo genuino y autosustentable.

En la Argentina devastada por políticas neoliberales, la economía popular que organiza las comunidades más castigadas y a los excluidos del proceso productivo para aprovechar la asistencia estatal, resulta imprescindible para enfrentar la emergencia.

Sin embargo, ese modelo podría ser inviable desde una perspectiva estratégica, ya que difícilmente supera esa instancia. De la exclusión fruto de la concentración económica se sale evitando la fuga de capitales y desarrollando empresas solidarias, entendiendo como tales a las que no persiguen la acumulación de capital para multiplicarlo en la timba financiera, sino que crean riqueza a través del trabajo y destinan sus frutos a la satisfacción de las diversas necesidades del ser humano. Es la base del sistema cooperativo y la lógica de buena parte de las pequeñas y medianas empresas (pyme), principales creadoras de fuentes de trabajo.

Resultan innumerables las acciones que desde un estado municipal se pueden hacer para impulsar la creación de este tipo de empresas y ayudar a su autosustentabilidad.

Aún dando uno que otro paso atrás.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios