Tras el asesinato del joven de 17 años, habló su madre

jueves, 6 de agosto de 2020 · 19:30

Continúa la conmoción tras el asesinato de Valentino Blas Correas,  el joven de 17 años que murió tras recibir un disparo fatal por la espalda, cuando estaba a bordo de un vehículo con otros amigos. Por el crimen, el fiscal José Mana dispuso la detención e imputación de dos efectivos de la fuerza policial, bajo la acusación de "homicidio calificado agravado". 

La madre del joven aseguró que su hijo fue acribillado en horas de la madrugada de este jueves como parte de una persecución policial.

“A mi hijo lo acribillaron. En dos horas limpiaron toda la zona", afirmó Soledad. La mujer aseguró que su hijo y sus amigos no eran delincuentes y que tampoco se trasladaban armados. "Solo fueron a un bar. No hicieron nada. Se asustaron y se fueron. Lo garantizo porque sé a quién crié. No quiero más muertos en mi familia. Somos una familia de bien. No voy a permitir que lo ensucien. Me voy a encargar hasta el último día de mi vida", sostuvo en diálogo con el Noticiero Doce.

 

Investigan la muerte de un adolescente de 17 años por un disparo policial

 

Por su parte, Alejandro Pérez Moreno, abogado de la familia de Valentino, afirmó que “lo sucedido es más grave de lo que se piensa”. “No existió ningún tipo de motivo o de justificativo para que la policía haya actuado así. Era un chico que tenía toda su vida por delante, no tenía antecedentes, que salió a divertirse de acuerdo a lo autorizado de acuerdo a las disposiciones por el Covid, y recibió un disparo de arma de fuego, por la espalda”, manifestó el letrado.

Al ser consultado si se podía enmarcar lo sucedido en un caso de gatillo fácil, Pérez Moreno explicó: ”No es un caso de gatillo fácil. Un caso de gatillo fácil es cuando un policía en ejercicio de sus atribuciones tiene que intervenir ya sea porque se está cometiendo un acto delictivo o se está previniendo otro. Ahí es cuando se repele ese acto mal utilizando y abusando del uso del arma de fuego. En este caso, evidentemente, no hubo ningún motivo objetivo que diera a pensar que tenía que intervenir la Policía; y mucho menos para extraer el arma, disparar y matar”.

“La Policía entrena y capacita para saber cómo actuar ante distintos hechos o actos humanos que puedan ocurrir en su función. Existen protocolos y es necesario remarcar que la última ratio es el uso de la fuerza. La última ratio del uso de la fuerza es el disparo del arma de fuego”, remarcó en declaraciones a Radio Mitre Córdoba.

 

Violencia Institucional: denuncian casos de gatillo fácil

 

Asimismo, el abogado remarcó que, si bien la Justicia será la única que podrá determinar lo sucedido, hay elementos que permiten determinar que los jóvenes habrían sufrido el ataque de delincuentes que se trasladaban a bordo de una moto y que transitaban un estado de alteración. 

Vale destacar que de acuerdo a las declaraciones del secretario de la Fiscalía, Gabriel Prunotto, “el personal policial habría efectuado cuatro o cinco disparos y uno dio en la espalda de uno de los ocupantes”. También indicó que el hecho se habría producido luego de que el vehículo intentara evadir un control policial. 

Prunotto, además, informó que "no hubo intercambio de disparos", y así lo confirmaron las imágenes fílmicas del hecho. 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios