EDICIÓN IMPRESA

"Somos víctimas de maltrato y tenemos que pedir por nuestros derechos"

Malena Tagliafico es referente del movimiento feminista de Despeñaderos y reclama por un espacio para la igualdad de género en la comunidad.

Por Franco Muñoz

De nuestra redacción

Para este grupo de mujeres hablar en plural significa mucho más que referirse a sí mismas con un “nosotras”. Se trata de la lucha por la igualdad de género, que llega a Despeñaderos con la necesidad de manifestarse y reclamar un espacio para las mujeres, capaz de poner en discusión la desigualdad y la violencia machista. Luego del femicidio ocurrido en Anisacate, un grupo de mujeres decidió salir a la calle. Una de sus referentes es Malena Tagliafico, quien en diálogo con Sumario el Diario de los viernes, habla de la necesidad de este espacio en la comunidad. 


Malena es estudiante de Ciencia Política y docente en el Instituto para adultos CENMA en Despeñaderos. Militó muchos años en Río Cuarto y cuando volvió a Despeñaderos notó la falta de un espacio para la mujer en la lucha por la igualdad de género. 
Junto a un grupo de amigas se plantearon esto y decidieron salir a la calle. El pasado 3 de junio, como sucede en muchas ciudades, se reunieron por primera vez en el mástil céntrico de la localidad. Luego de compartir la información de este encuentro por redes sociales se llevaron una sorpresa cuando había más de 50 mujeres marchando en la calle.
“En el pueblo, vimos muy pocas movilizaciones, recuerdo la del campo en 2008 y otra de hace muchísimos años en contra de una planta de uranio que querían instalar. Pero siempre se trató por cuestiones económicas y nunca por problemáticas sociales, entonces dijimos, si no lo hacemos nosotras... ¿quién lo va a hacer?”.

El primer encuentro
La militante cuenta que uno de los desencadenantes de esta  primera marcha fue el hecho de que el femicida Facundo Giménez sea de Despeñaderos.  Para este grupo de mujeres, resulta alarmante que Giménez ya tenía una denuncia por violencia de género. “Esta persona estaba libre y pudo formar una familia en otro lado, ¿en qué  sociedad vivimos y cómo es el Estado y la Justicia que en teoría nos cuida?”, explica. 


Tagliafico aclara que este no fue el único desencadenante, recuerda también el último femicidio en la localidad y cuenta la realidad que ve en Despeñaderos. “Vivimos en un pueblo y todo el mundo se cubre, pero la violencia contra las mujeres es una realidad y no se puede negar. Es momento de que sepan que hay un grupo de mujeres en apoyo a todas las chicas que la están pasando mal” reflexiona.


Una necesidad en la localidad

Sobre la marcha dijo que recibieron apoyo de la policía. “El espacio es nuestro y la calle es de la gente”, dice mientras aclara que el policía les brindó la seguridad que necesita una movilización. “Las mujeres somos víctimas de maltrato y tenemos que salir a reclamar por nuestros derechos”, agrega y plantea la necesidad de un espacio para la mujer. 
La entrevistada asegura que en Despeñaderos hay muchos casos de violencia contra las mujeres y reclama la necesidad de contar con personas capacitadas para recibir estos casos, en el municipio, en los dispensarios y en la policía. Uno de los proyectos en los que se trabaja, pretende recorrer las instituciones del pueblo, haciendo hincapié en las escuelas, con los talleres de educación sexual integral y desde una perspectiva en la violencia de género. “Está muy arraigado el machismo y el patriarcado en todas las instituciones, por eso es muy importante que hablemos del feminismo, de la igualdad de género y que a la mujer no se le debe hacer daño. Es responsabilidad nuestra hacernos cargo de esta lucha”, dice. 
Una de las ideas de este grupo es formar un espacio de organización de mujeres “que atienda en los casos de violencia y brinde herramientas de información para evitar que se siga reproduciendo la violencia generalizada”, explica la militante.
 

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
100% Indiferencia
Comentarios