Miércoles 19 de Septiembre/22:37 hs
EDICIÓN IMPRESA

Fumigaciones en un campo de Becerra afectan barrios vecinos

Pobladores de Valle de Alta Gracia y Villa del Río reclamaron ante las autoridades municipales.

Por Melisa Antunez
De nuestra redacción
 
En Alta Gracia, el Concejo Deliberante sancionó en 2012 la ordenanza que reglamenta el uso de agroquímicos. Esta legislación establece que las fumigaciones pueden realizarse a una distancia mínima de 1.500 metros de las zonas habitadas. Sin embargo, en Anisacate está prohibido el uso de agrotóxicos en todo el ejido, mediante la ordenanza N° 14., declarándose una localidad "libre de agroquímicos”.

No obstante, semanas atrás, vecinos del Valle de Alta Gracia y Villa del Río dieron cuenta que se estaba fumigando en un campo que se encuentra al límite del ejido de ambas localidades. Por ello, el domingo 25 de marzo, vecinos de los distintos barrios se reunieron para aclarar dudas y poner al tanto a los demás habitantes de lo que estaba sucediendo. De la reunión, participó también la Municipalidad de Anisacate quien aprovechó para dar a conocer un comunicado, firmado por el Secretario de Gobierno Matías Cuello, dejando en claro que: "(..) Con el fin de que determine la existencia de autorizaciones de fumigaciones a los campos propiedad del señor Becerra o sus arrendatarios, que a pesar de que los campos mencionados no se encuentran ubicados dentro del ejido y la jurisdicción de Anisacate, la misma ha tomado cartas en el asunto, ya que entendemos que nos encontramos afectados directamente. Se ha solicitado informes a la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Alta Gracia, condiciones, requisitos y recetas fitosanitarias correspondientes, detallando nombre de productos a utilizar, dosis, clases toxicológicas de los mismos y máquinas a utilizar (..)”, reza parte del comunicado.

Palminio Zaida, vecina del barrio Villa del Río y quien participó de la reunión, manifestó a Sumario, el diario de los viernes, que "la urbanización avanza, y estas zonas grises  lo que hacen es atentar contra espacios en los que no se debería fumigar. Anisacate decidió estar libre de agrotóxicos, entonces no quiere ser fumigado. Sin embargo, la localidad vecina lo fumiga. Son campos que se encuentran en zonas limítrofes y se trabaja en ellos sin importar la legislación de la otra localidad”.

Palminio realizó una denuncia en Anisacate, además de dirigirle una carta al intendente Ramón Zalazar, manifestando su preocupación por las consecuencias que esto puede acarrear, además de "pedirle que intervenga en contra de las prácticas que lleva adelante dicho campo con plantaciones de soja”.

En diálogo con este medio, el Secretario de Gobierno remarcó que "el intendente Zalazar firmó la nota dirigida al área de Ambiente de Alta Gracia, más precisamente a Susana Ahuir”. Cuello, contó además, que "la nota pide información sobre la existencia de autorizaciones de fumigación dentro del ejido de Alta Gracia, colindantes a nuestra localidad, más precisamente al barrio Valle de Alta Gracia, como así también condiciones, requisitos y recetas”, detalló.
 
¿Qué dice Alta Gracia?

Consultado por este medio, el Secretario de Ambiente de Alta Gracia, Roberto Urreta dejó en claro el miércoles 11 de abril que "ha llegado la nota, pero dirigida a Susana Ahuir, que es una empleada raso y no entiendo por qué está dirigida a ella, y no al Intendente de esta ciudad a quien debe dirigirse Zalazar, para que se le responda”. De todos modos, el Secretario afirmó que "nosotros no tenemos por qué responder a lo que nos pida Anisacate sobre lo que sucede en nuestro ejido. De eso, somos responsables nosotros”, aclaró.

Hace unos años...
En septiembre del mismo año en que Alta Gracia aprobó la ordenanza, la localidad de Anisacate realizó un operativo con el que frenó una fumigación que se estaba realizando en el campo "La Carolina”, propiedad del empresario Miguel Becerra, ubicada detrás de Parque San Martín de dicha ciudad, pidiéndoles a los aplicadores que cesaran la actividad. No es casualidad que, nuevamente los mismos actores involucrados hoy, se encuentren en la misma situación, disputando toma de decisiones, sobre un ejido que si bien, geográficamente está delimitado, entran en problemas estas prácticas que afectan la vida de las personas colindantes con estos campos.

Galería de fotos
Comentarios