Viernes 16 de Noviembre/21:37 hs
EDICIÓN IMPRESA

A pesar del apoyo oficial, escaso interés del comercio

En plena temporada, el objetivo de reparar los carteles para evitar una mala imagen, logró mínima adhesión.

Por Melisa Antunez
De Nuestra Redacción
 
Sólo un 20 por ciento de los comercios afectados por el temporal han accedido a la línea de créditos que lanzó la Municipalidad con fondos propios. El pasado 12 de diciembre, el gobierno de Alta Gracia lanzó una línea de crédito de hasta 40 mil pesos, con un período de gracia de dos meses a tasa 0, para aquellos comerciantes afectados por la pedrea que necesitaran cambiar carteles y vidrieras destrozadas.

Mediante un previo relevamiento del Estado, el monto al que accediera el comerciante se devolvería sin intereses y por medio de un plan de financiamiento de hasta seis meses. Al mismo tiempo, el dueño del local podía decidir libremente a qué empresa solicitar la reparación de la vidriera o la confección de un nuevo cartel.

La medida impulsada por la Municipalidad de Alta Gracia tenía por objetivo mejorar el aspecto de locales afectados por el temporal del pasado 29 de noviembre, antes de la llegada masiva de turistas que recorrerían calles y comercios y a quienes no sería lógico ofrecerles el panorama devastador que dejó la tormenta.

En diálogo con Sumario, el diario de los viernes, el Secretario de Economía y Finanzas de la Municipalidad de Alta Gracia, Edgar Pérez, dijo que "a pesar de que sacamos la línea de crédito con rapidez,  no hubo mucha recepción. Se presentaron unos 10 comercios y eso significa un total del 20 por ciento de comercios de la ciudad”. Incluso, agregó,"hicimos una folletería especial para entregar a cada uno; también se lo anunció a la prensa, se difundió bien, pero no ha pasado mucho”. Ni pasará, puesto que el plazo para solicitar la ayuda venció el pasado 15 de enero.
Ante semejante incógnita, Pérez cree que en una multicausalidad: "a algunos comercios las marcas le sponsorean la cartelería, entonces lo gestionan directamente con ellas y esperan a que el sponsor se haga cargo y pague. Por ejemplo, en el local de Tarjeta Naranja es la misma marca quien lo paga; en algunas veterinarias, son las drogueríasquienes se hacen cargo y otro tanto ocurre con algunas farmacias”, detalló.

Por otra parte, el secretario aseguró que "hay quienes se interesaron, presentaron el presupuesto, incluso nos han llamado de Colorcopy para decirnos que tenían demanda,  pero después de aprobado el presupuesto, los comerciantes no encargaron nada”.

¿Qué dicen los comerciantes?
El dueño de la Ferretería Mateo Beres señaló a este medio que "acá no vino nadie, nadie me informó de nada; me enteré escuchando radio y la verdad es que no sé qué haré”.
La dueña del Centro del Deporte no se interesó en  el plan municipal. Dijo textualmente: "fui informada por la Municipalidad en forma oral y también por escrito, pero de todos modos no lo acepté, debido a que yo voy a hacer el cartel de otra manera y prefiero dejarle la oportunidad a otro”. A su vez, desde el local La Estrella indicaron no haber  recibido noticias respecto a un crédito oficial. "Las marcas que tenemos de sponsor suelen pagar estos daños, aunque todavía no han dicho nada”.

En cambio Viviana, de la Farmacia Ricca, señaló que "el dueño fue informado respecto a los créditos y presentó el presupuesto. Todo bien y el cartel fue colocado hace poco”. De este modo, el de esta Farmacia es uno de los pocos carteles nuevos instalado hace unos días, que se benefició de la iniciativa municipal.

También el Baúl de los Sueños señaló que fueron oportunamente  informados, pero que presentaron el presupuesto sobre el cierre del plazo. "Quizás llegamos tarde, y aunque hemos presentado todo, lo estamos viendo, porque no sabemos exactamente en qué quedó el trámite”.
En muy pocos casos, el desconocimiento fue la causa de que no se lograra la reparación mediante esta iniciativa. Lourdes, de Rossetti Deportes, indicó que "no sabíamos lo del crédito para comerciantes. Nadie se ha llegado por lo menos a informarnos”. Aunque, agregó, "de todos modos tenemos afectado un sólo cartel, que es del local más chico, y que no fue tan grave”.
 
Cuesta creer esta realidad, la de un 80 por ciento de comerciantes indiferentes ante la oferta de un crédito oficial en condiciones tan beneficiosas. La falta de información no parece ser la causa. Habrá que preguntarse, entonces, si ha primado la desidia o hasta qué punto importa a los comerciantes una ciudad linda, cuidada y preparada para el turismo.


Comentarios