Cruzado que recula...

Ante la intimación del Inadi, el tradicionalista pidió perdón por su carta antisemita y xenófoba y se declaró “profundamente arrepentido”.

Cruzado que recula...
NOTAS RELACIONADAS
Frente a dos intimaciones realizadas por el Instituto Nacional Contra la Discriminación y la Xenofobia (Inadi), Ángel Raúl Liendo Funes pidió disculpas por sus dichos y expresó que se sentía profundamente arrepentido. Cabe recordar que hace tres semanas Liendo Funes envió una carta a Nuevo Sumario en la que había defendido al obispo nazi, Ritchard Williamson a quien calificó como “el símbolo vivo de la verdadera iglesia perseguida”. Así también declaró que los “pérfidos judíos”, a quienes llamó “raza de víboras” han “crucificado la verdad revelada”, y que “se tendrán que convertir al final de los tiempos”. En otro párrafo de la carta, el cruzado manifestó: “Como la realidad es la verdad, falsificando la realidad falsean la verdad creando sus dogmas para aparecer como pueblo perseguido, cuando en realidad es el pueblo elegido por Dios al que despreciaron”. También reivindicó a escritores antijudíos como Norberto Ceresole. Sólo fue amor La intimación del Inadi -que actuó a partir de la denuncia de un vecino de Alta Gracia- hizo recular al tradicionalista, quien mediante un descargo ante el organismo que lucha contra la discriminación, pidió disculpas y se declaró profundamente arrepentido. Liendo Funes aclaró que en ningún momento quiso agraviar a quienes profesan la religión judía, sino que expone textos de las sagradas escrituras. Dijo que de las mismas “no se sigue que hay que perseguir, injuriar, relegar, discriminar o aniquilar a quienes profesan la religión judía” sino que prima “el mandato de amarse los unos a los otros”. También aseguró que nunca ha “negado el holocausto, el genocidio del pueblo judío, ni ningún hecho que tenga que ver con las penurias que ha sufrido el pueblo de israel a lo largo de su historia” Así mismo, declaró que su escrito “ha causado un efecto que no se ajustaba a mis intenciones, sumado el hecho de las deformaciones de mis propósitos cuando la información sufrió alteraciones por las diversas interpretaciones dadas por los medios de comunicación, causando la apertura de profundad heridas en la susceptibilidad de los que profesan la religión judía y de las cuales me arrepiento profundamente”. La carta original -que no deja mucho lugar a diversas interpretaciones- puede leerse en el sitio www.sumarioenred.com.ar. Cabe aclarar que en el escrito presentado ante la titular del Inadi -Adriana Domínguez- el activista ultracatólico aclra que “como su requerimiento es genérico, no especificando a cual o cuales términos se refiere, ni el artículo de la norma en el que encuadrarían, responderé del mismo modo para no verme perjudicado en mi derecho ni afectado en la libertad de expresión”. También constituye un detalle sugestivo que en esta oportunidad Liendo Funes no divulgara su arrepentimiento en los me-dios, y que fuera el Inadi quien diera a publicidad el descargo. Los apóstatas del Siglo 21 Por Jorge Conalbi Cuentan que el origen de la apostasía -el acto militante por el cual se renuncia a una fe o creencia religiosa- nació en la antigua Roma, como la última posibilidad que se les ofrecía a los primeros cristianos a las puertas de la arena del Coliseo. A quienes no renegaban de Cristo los esperaban las fauces de los leones. Cientos de personas eligieron ese horroroso final antes que renunciar a Jesus, sentando las bases de una de las religiones más extendidas en el mundo. En el Siglo 21 no hacen falta fieras. Una simple intimación del Inadi fue suficiente para que un ultracatólico pidiera perdón y se arrepintiera “profundamente”.
Comentarios