Viernes 16 de Noviembre/22:03 hs
EDICIÓN IMPRESA

A vos no te va tan mal

OPINIÓN. Por Jorge Conalbi Anzorena, Director Periodístico.

De acuerdo al relevamiento anual que realiza la Dirección General de Estadística y Censos -dependiente del Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y publicado recientemente-, los ingresos de los porteños crecieron el 36,26 por ciento entre 2016 y 2017, apenas debajo del 40 por ciento de inflación registrado en 2016.

A pesar de que se trata del distrito más rico de Argentina, a la profesional responsable del trabajo, estos números le llamaron la atención. Aún teniendo en cuenta que se trata de datos obtenidos mediante sondeos similares a la encuesta permanente de hogares que realiza el Indec, la cifra le resultaba muy alta, ya que ninguna paritaria había cerrado más allá del 25 por ciento anual. Volvió sobre los datos, confirmó que el procedimiento se hubiera realizado correctamente y, tras obtener idéntico resultado, decidió distribuirlo por su origen.

Fue entonces cuando surgió el dato que lo explicaba: mientras en las barriadas de asalariados y clase media (Soldati, Lugano, Boedo, Almagro, Liniers, Mataderos, Parque Avellaneda, Saavedra, San Cristóbal, entre otras) la variación de ingresos de un año a otro creció entre el 23.1 y el 26 por ciento, en la zona central la variación estuvo entre el 32.2 y el 38 por ciento. En todos estos casos, los valores se ubicaron por debajo de los 40 puntos de inflación de 2016. Sin embargo, la cosa cambia al escrutar el crecimiento de ingresos en la pudiente zona norte: en Caballito, Saavedra, Villa del Parque, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Villa Deboto, Palermo, Recoleta, entre otras, los porcentajes oscilaron entre el 40.8 y el 43.4, por encima de la espiral inflacionaria del primer año de gobierno de Mauricio Macri.

La perlita se ubica en Puerto Madero -barrio preferido por ejecutivos, “CEOs” y titulares de las mayores empresas de Argentina- donde durante ese difícil año el crecimiento de sus ingresos alcanzó el nada despreciable 46 por ciento.

Así,  “la crisis” se parece mucho a una transferencia de ingresos desde un sector de la población a otro.
 

Comentarios