Política

Primer discurso de Alberto Fernández

El mandatario habló sobre la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia, el plan contra el hambre, las propuestas macroeconómicas y mucho más. Mirá el discurso completo.
martes, 10 de diciembre de 2019 · 13:50

Alberto Fernandez asumió la presidencia de la Nación con un encendido discurso este martes, recordando las crisis económicas históricas y reivindicando su compromiso con la democracia y el respeto a los disensos. 

"Las debilidades de la democracia solo se resuelven con más democracia", aseveró el mandatario que asumió ante el Congreso nacional pasadas las 12 del mediodía.

"Desde la humildad con la que escucho y las esperanzas que expresaron los compatriotas en las urnas, vengo a convocar a la unidad de la Argentina en pos de un nuevo contrato social, que sea fraterno y solidario. Vengo a poner a la Argentina de pie. Ser conscientes de las profundas heridas que padecemos. Convocar a este país unido para desplegar una mirada de humanidad", aseveró Alberto Fernández en un fuerte discurso con anuncios y críticas a la administración anterior.

En ese contexto, dijo que hay que superar "el muro del rencor entre argentinos, el muro del hambre y del despilfarro de nuestras energías productivas. Superar los muros emocionales, significa que podemos vivir en las diferencias y nadie sobra en nuestra Nación. Tenemos que suturar muchas heridas abiertas", subrayó.

"No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro", expresó además.  

Sus primeras medidas fueron anunciar un sistema masivo de crédito a tasas bajas, oficializar el plan nacional contra el hambre y apuntar la creación del trabajo formal. 

Además dijo que en próximos días convocarán a trabajadores, empresarios, organizaciones sociales y al campo para poner en marcha un proyecto para "encender los motores de la economía". 

El mandatario nacional tuvo fuertes críticas al modelo económico que desarrolló Macri, que afectó la inflación, el desempleo, la pobreza, la caída de la productividad, el cierre de empresas y el retraso de la industria. 

"La economía y el tejido social hoy están en un estado de extrema fragilidad", expresó y dijo que no se le dará tratamiento al Presupuesto 2020 que dejó Macri, porque no refleja la realidad nacional.

"No refleja las realidades sociales ni los compromisos de deuda que se han asumido" y adelantó que impulsará "la puesta en marcha de acuerdos básicos" para que "la Argentina se encienda y pueda volver a caminar".

Señaló que el anterior gobierno dejó "la tasa de desocupación más alta desde 2006", y llevó "el dólar de 9,70 a 63 pesos solo en cuatro años". "La Argentina no para de achicar su economía", lamentó Fernández, e indicó que "la pobreza actual está en los valores más altos desde 2008, se han retrocedo más de 10 años".

Prometió pregonar por un Estado "presente y constructor de una economía social" y anunció que creará un sistema masivo de créditos no bancarios a tasas bajas. Fernández enumeró las "prioridades" económicas y señaló a las familias que están "asfixiadas" por los "altos niveles de endeudamiento", porque han tomado créditos "para comprar alimentos, remedios o pagar facturas de servicios".

También hizo notar la situación "dramática" de las pequeñas y medianas empresas y prometió que en la economía que viene se tendrá en cuenta al "cooperativismo y la agricultura familiar": "la cultura del trabajo se garantiza creando trabajo, no de otro modo".

"La Nación está endeudada, y somos rehén de los mercados financieros internacionales", dijo Fernández, señalando: "La Argentina que queremos construir tiene que crecer y desarrollarse".

El gobierno de Macri dejó al país "en un virtual default", aseveró haciendo un paralelismo a la situación con el que se topó el Gobierno de Néstor Kirchner. 

El plan macroeconómico que perseguimos es una pieza central, indicó, que "para poder pagar al FMI hay que crecer primero". 

Emergencia sanitaria

"Crearemos capitales alternativas", explicó Fernández apuntando a priorizar el federalismo en su Gobierno, descentralizando dependencias nacionales, previo a anunciar un compromiso para "garantizar la transparencia de la obra pública. Vamos a desarrollar un ambicioso plan de viviendas", indicó también.

Además, anunció que la Salud volverá a ser Ministerio reiterando la falta de políticas que hicieron que reaparecieran enfermedades desterradas como el sarampión.

"Vamos a declarar la emergencia sanitaria para que todos los argentinos accedan a salud de calidad", dijo en ese marco el flamante Presidente.

Relaciones internacionales y reclamo por Malvinas

En cuanto a las relaciones internacionales, tuvo un párrafo aparte para el Gobierno brasileño, reivindicó el Mercosur, la democracia de los pueblos y los derechos humanos.

Al respecto, aseguró que "la hermandad" con Brasil "va más allá de cualquier diferencia personal" entre los líderes "coyunturales", al referirse a su tensa relación con Jair Bolsonaro. "Con la República Federativa de Brasil tenemos para construir una agenda ambiciosa, innovadora y creativa, en lo tecnológico, productivo y estratégico, respaldada en la hermandad de los pueblos, que va más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan en la coyuntura", subrayó Fernández.

"(Esa hermandad", la vamos a honrar y vamos a avanzar juntos", enfatizó el flamante mandatario nacional ante la Asamblea Legislativa.

También confirmó que se insistirá en la soberanía sobre las Islas Malvinas y los espacios del pacífico sur.

Dijo que "no hay más lugar para colonialismo en el siglo XXI". "Sabemos que para esta tarea no alcanza mandato de un Gobierno, sino una política de estado de mediano y largo plazo, por eso convocaré a un Congreso donde tengan participación todas las fuerzas políticas", anunció.  En ese sentido, adelantó que convocará a todos los partidos para generar un "consenso social para llevar adelante y conducir con éxito llevar el reclamo más allá de los calendarios electorales".

Justicia y Nunca Más

Párrafo aparte tuvo para la Justicia. "Vimos persecuciones y detenciones arbitraria. Por eso manifestamos un contundente Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, y linchamientos mediáticos. Nunca más a una justicia que persigue según los vientos políticos para eliminar adversarios políticos". "No queremos impunidad para un funcionario corrupto o quien lo corrompen", enfatizó. 

El presidente Fernández aseguró que enviará al Congreso de la Nación un proyecto de reforma de la Justicia Federal luego de repartir duras críticas hacia la misma y asegurar que está viciada por los servicios de inteligencia.

"Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la ley, y por más poderoso que sea presumir culpable y condena judicial" ya que "cuando se presume la culpabilidad de las personas se está violentando la constitución sino también los principios de derecho".

En ese sentido, habló de "mancha ominosa" en un sector minoritario de la Justicia y anunció que enviará al Congreso un proyecto de reforma del sistema federal de Justicia.

En ese marco, anunció que intervendrá la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y dijo que los fondos reservados de Inteligencia serán "reasignados para financiar el Plan contra el Hambre".

Reestructuración del sistema de inteligencia

En su discurso de asunción, el flamante mandatario anticipó que decretará la "intervención" del organismo y que enviará una iniciativa al Congreso para la "reestructuración de todo el sistema de inteligencia".

Asimismo, el jefe de Estado indicó que va a derogar un decreto de su antecesor, Mauricio Macri, que "significó consagrar el secreto de los fondos reservados", a lo que tildó como un "retroceso institucional".

"Dichos fondos reservados no sólo dejarán de ser reservados, sino que serán redigiridos para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre", añadió, al tiempo que indicó que también hará lo mismo con los fondos reservados de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Y destacó: "Nunca más al Estado secreto. Nunca más a los sótanos de la democracia. Nunca más es Nunca más".

Alberto Fernández indicó también que apostará a una "política de seguridad ciudadana", para "escapar de la lógica del gatillo fácil". "Aspiramos a que no solo sea una política de estado, sino que vaya más allá del plazo de nuestro mandato", señaló Fernández. A la vez, se refirió a las Fuerzas Armadas y sostuvo: "Tenemos una enorme oportunidad de mirar al futuro y hacer de la defensa una política de estado, con fuerte compromiso con la Constitución Nacional.

Ni una menos

El presidente mencionó enfáticamente que en estos próximos cuatro años "haré todos los esfuerzos necesarios para que estén en un primer plano los derechos de las mujeres".

En este sentido dijo que buscará reducir "las desigualdades de género, económicas, políticas y culturales". "Ni una Menos debe ser una bandera de toda la sociedad y de todos los poderes de la república. El Estado debe reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación", subrayó.

También habló sobre el sufrimiento por "los estereotipos, los estigmas, por la forma de vestirse, por el color de piel, por el origen étnico, el género o la orientación sexual". "Abrazaremos a todos quienes sean discriminados. Porque cualquier ser humano, cualquiera de nosotros, puede ser discriminado por lo que es, por lo que hace, por lo que piensa. Y esa discriminación debe volverse imperdonable".

El recuerdo de Néstor Kirchner

En el tramo final de su discurso, Alberto Fernández hizo un reconocimiento a su compañera de fórmula, Cristina Fernández, a sus padres, a Esteban Righi y a Néstor Kircher, lo que provocó que todo el recinto se levante en un aplauso.

Por último, le solicitó a los argentinos salir a la calle a reclamarle si desviaba la senda. "Todos y todas tenemos que despojarnos del odio".

Fuente: La Mañana

33%
Satisfacción
0%
Esperanza
66%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

7X7 - 7 días de información en 7 minutos Viernes 17/1/2020 - Sumario Noticias