Martes 10 de Diciembre/18:08 hs
EDICIÓN IMPRESA

En un segundo, protegió a su familia y enfrentó a un delincuente

El cabo primero Darío Martínez se encontró con el asalto y actuó. Fue distinguido por la Jefatura de Policía.

(Alta Gracia, de nuestra redacción) El cabo primero Darío Martínez terminó su guardia el jueves 22 de junio y paseaba con su familia por el centro de la ciudad. Era el mediodía, cuando pasaban por la calle Mateo Beres, entre Liniers y Urquiza. En ese momento, Martínez escuchó un alboroto y un disparo, justo en la vereda de la cochera de un supermercado. Rápidamente, pidió a su esposa y a su hijo de cuatro años que se tiren al piso, desenfundó el arma reglamentaria y cruzó la calle para ver qué había ocurrido. En el piso, se encontraba un joven tirado y a su lado había un hombre con un arma. El policía, que se encontraba vestido de civil, le da la voz de alto. El asaltante corre para subirse a la moto donde lo esperaba otro hombre. Martínez, repite la voz de alto y comienza un intercambio de disparos. La moto arranca y se va, subiendo por la calle Mateo Beres. El efectivo los sigue corriendo, hasta que los pierde de vista en el cruce con la calle San Martín.
"No me imaginaba pasar por esto y menos con mi familia. Me tocó actuar, es lo que hago, mi oficio, gracias a dios salimos todos bien. Podría haber llamado a la patrulla pero yo amo lo que hago, soy policía las 24 horas, los 365 días del año. Eso nos enseñaron en la escuela, uno tiene que  arremangarse y actuar. Hace ocho años que soy policía. Ya había actuado otras veces de civil, pero nunca con intercambio de disparos”, contó Martínez a Sumario, el diario de los viernes. Y agregó:  "cuando volví con mi familia, estaban temblando, sobre todo mi hijo. Hablé con los jefes, estaba la comisario Eugenia Peralta y mi compañero el cabo Fernando Ávila, que me contuvieron. El comisario Luis Polack también me ofreció contención para mí y mi familia”. Después del momento de acción, este policía pensó fríamente en lo que había vivido: "Uno queda mal, cae en lo que se expuso, lo que pudo pasar, en el momento uno no analiza el riesgo que corre, los disparos, mi familia a pocos metros. Actué por instinto, es lo que elegí hacer. Hay compañeros que pasan 25, 30 años y nunca viven situaciones así. No es lindo disparar a una persona”. 
Martínez se desempeña en la subcomisaría de Anisacate. Producto de lo ocurrido fue reconocido el viernes 4 por la Jefatura de Policía de la Provincia.

Una ciudad conmocionada
Alta Gracia quedó conmocionada por el asalto que ocurrió al mediodía y en pleno centro. En la ocasión, el hombre que resultó baleado salía de la cochera de un supermercado con su esposa, cuando fue abordado por un sujeto que intentó sacarle un bolso. El disparo ocurrió cuando la víctima se resistió al ataque. El asaltante estaba acompañado por otro hombre que, durante el forcejeo le gritaba: "matalo, matalo”, mientras lo esperaba a bordo de una moto, en la cual escaparon. El joven atacado resultó herido en un tobillo.
Dos días después un hombre de 22 años fue detenido como presunto autor del violento asalto, bajo la figura de "robo calificado por el uso de armas y homicidio criminis causa en grado de tentativa”.

Galería de fotos
Comentarios