COVID-19

La pandemia y sus laberintos

Por Julia Conalbi
sábado, 24 de octubre de 2020 · 12:01

Los anuncios del presidente Alberto Fernández el pasado viernes dejaron más dudas que certezas respecto de la continuidad del Distanciamiento y el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. Si bien el mandatario indicó claramente "Vamos a seguir 14 días más como estamos hoy. Esto vence el domingo y tenemos que contar 14 días más", luego de su discurso el Jefe de Gobierno porteño y autoridades del Ministerio de Salud cordobés señalaron que habrá aperturas.

La situación para los gobernadores e intendentes es complicada. Más allá de los decretos y normas a causa de la emergencia sanitaria, diferentes situaciones confluyen para que aplicarlas sea muy difícil. El 20 de marzo, cuando se anunció el confinamiento, la sociedad en su gran mayoría acompañó. Siete meses más tarde, la situación es muy diferente: se rompió la armonía entre Gobierno y oposición y empezaron a crecer los mensajes “anticuarentena”. Pero además, el cansancio y la incertidumbre acerca de hasta cuándo seguirá el aislamiento generaron un mayor incumplimiento de las normas. Por otra parte, hay sectores comerciales que no pueden seguir sin facturar porque eso implica directamente la quiebra. Las ayudas estatales para quienes no pueden desempeñar su actividad laboral son un paliativo, pero no llegan a cubrir la demanda en su totalidad.

En Córdoba, no estuvieron permitidas las reuniones familiares en el Día de la Madre. La realidad es que, salvo escasísimas excepciones, todo el que tuvo la oportunidad de visitar a su familia en esa fecha lo hizo. No estaba establecida una cantidad máxima de personas por domicilio, no se compartieron desde los estamentos de salud recomendaciones para evitar el contagio en esa celebración –como sí ocurrió cuando hubo aperturas- y el control sobre la circulación se limitó al tránsito interdepartamental. Con un día soleado y de casi 40 grados centígrados, las playas del Anisacate estuvieron a rebosar de personas.

La Isla: El balneario de la comuna de La Paisanita estuvo lleno el Día de la Madre

Si la sociedad en su conjunto no está dispuesta a aceptar las medidas sanitarias, el control se hace muy difícil ¿Cuántas personas tendrían multas por celebraciones clandestinas? ¿Cuál sería el modo de conocer si alguien está circulando para realizar alguna de las actividades permitidas o no? Si hubiera detenidos por incumplimientos, ¿cuántas causas se abrirían?

En Alta Gracia, la protesta de gastronómicos y gimnasios dejó un mensaje claro: no están dispuestos a seguir con las persianas bajas. La reunión con el intendente Marcos Torres Lima tuvo como resultado un acuerdo frágil. Seguramente, nuevas restricciones avivarían el fuego de la desobediencia. En otras localidades, este tipo de consensos no fue posible y los bares y restaurantes abrieron a pesar de no tener autorización.

12 de octubre: El primer día de las restricciones, algunos locales abrieron.

Las restricciones limitan la circulación, tanto de personas como del virus. Las semanas sin bares, restaurantes ni gimnasios la cantidad de contagiados disminuyó levemente cuando la curva venía en ascenso. No hay contagios comprobados en los locales de actividades físicas o gastronómicas y ese argumento es el caballo de batalla de los comerciantes para abrir. Pero los números también hablan e indican que la cantidad de casos sube cuando hay más aperturas.

Esta semana, se reanudaron algunos vuelos de cabotaje y el transporte de larga distancia se prepara para poner primera. Varias provincias anunciaron su temporada turística. Córdoba flexibilizó al mínimo el ingreso al territorio. La ocupación de camas críticas en la provincia bajó en porcentaje, aunque se añadieron 725 más a la plaza total.

"En Córdoba y Santa Fe, hemos logrado un amesetamiento de los contagios, pero es una meseta todavía muy alta" señaló en su discurso Alberto Fernández. El Presidente también advirtió que la temporada turística tan anunciada no es una certeza inamovible: “Para que exista verano es muy importante que nos cuidemos hoy".

En Europa, con el verano, se incrementaron los contagios. A la llegada del otoño, el virus golpeó con más dureza en la segunda ola. En varias ciudades y países se decretó el toque de queda.

El decreto presidencial aún no está publicado. Es muy probable que en él continúen indicadas las restricciones a los departamentos cordobeses de Capital, Santa María, Tercero Arriba, Punilla, Colón y San Martín. De acuerdo a lo que manifestaron fuentes provinciales, seguramente Córdoba hará uso de la capacidad de libre albedrío de los gobernadores en lugares de menos de 500.000 habitantes.

Lo que sí ha quedado claro después de la alocución presidencial es que es momento de extremar la responsabilidad social. El cumplimiento de los protocolos establecidos para cada actividad y el cuidado de cada uno por sí mismo y sus allegados es la mejor opción para ralentizar la circulación del virus.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios