EDICIÓN IMPRESA

En Barrio Sur, se registran hasta cuatro choques semanales

El sector concentra escuelas, academias y un dispensario.
sábado, 18 de marzo de 2017 · 09:30
Por Vanesa Díaz y Nicolás Vivas
De nuestra redacción
 
Barrio Sur es uno de los sectores de la ciudad en el cual se concentran numerosas instituciones públicas y privadas y también una zona comercial importante. El tránsito vehicular en todas sus calles demanda especial atención. Asimismo, los vecinos detectan una serie de puntos que consideran los más complicados. Desde el centro vecinal, llevan una estadística de choques, de distinta gravedad, que alcanza los cuatro por semana.
A fines de febrero, tras una de la últimas colisiones, la presidenta del centro vecinal, Silvia Miani, expresaba: "Hemos presentado varios reclamos desde noviembre del año pasado, que nos hicimos cargo del centro vecinal. Hemos estado reunidos con el señor José María González (Secretario General y de Recursos Humanos de la Municipalidad), quien nos prometió sendas peatonales, hablamos de lomadas, pero hasta el momento no hemos tenido respuestas. Cabe aclarar que hemos tenido choques con pérdidas de vidas”.
 
El corazón del barrio
Barrio Sur se extiende entre las calles Belgrano, Manuel Solares, el arroyo Chicamtoltina y el Canal Ferroviario, lo componen 119 cuadras. Por allí, pasa la mayor parte de las líneas de colectivos urbanos y las tres de interurbanos. Sin embargo, la zona central del sector aparece
como la más conflictiva. Allí se concentran ocho instituciones educativas y de salud a las que asisten cientos de personas a diario. Se trata de las cuadras que encierran las calles: Urquiza, Liniers, 24 de septiembre, 3 de febrero y Arzobispo Castellanos. Más puntualmente, en la calle
3 de febrero entre Liniers y Urquiza se encuentran:el nivel primario del Instituto Manuel de Falla, el IPEM 97 Independencia, el Instituto Especial Paulina Domínguez, la Escuela Comandante Espora y el Jardín de Infantes Comandante Espora.
"Tenemos un problema importante a la hora de entrada y salida de los chicos a las escuelas. Los inspectores de tránsito ayudan mucho, pero hay que tener en cuenta que muchos chicos van solos a la escuela. No tenemos sendas peatonales marcadas, una lomada sin marcar en la
escuela Comandante Espora”, señala Miani.
En esa misma zona, se encuentran el nivel inicial y secundario del Instituto Manuel de Falla, un centro de cuidado infantil privado y el Dispensario Nº 3 Ramón Carrillo, uno de los más  importantes de la ciudad. También se encuentran academias de danza y otras actividades físicas y clubes deportivos.
 
Esquinas calientes
La mayor parte de los hechos de tránsito en barrio Sur se presentan en las esquinas. Durante 2016, fueron numerosos los choques que involucraron a automóviles y motos. Y en 2017, las cifras que lleva el centro vecinal indican que el problema persiste. "Vamos a iniciar nuevamente un expediente por el reclamo con documentación y fotografías, son muchos los accidentes. En la esquina de Liniers y Arzobispo Castellanos, tenemos una estadística con un promedio de nueve accidentes en menos de un mes. En la intersección de las calles Concejal Alonso y Liniers tenemos un promedio de 17 accidentes en dos meses. Hay muchas esquinas del barrio que tienen un promedio de siniestros preocupante”, explicó Miani. A su vez, recordó la muerte de
un joven motociclista ocurrida hace dos años en una de esas esquinas, y el choque de un colectivo contra una vivienda en Arzobispo Castellanos y Urquiza.
También la zona donde se encuentran el Oratorio Salesiano y un supermercado, genera una importante circulación de tránsito. En esas calles, funciona un semáforo en la intersección de las calles Concejal Alonso y San Juan Bosco; es el único que hay en la zona sur del barrio. El doble estacionamiento en la calle Concejal Alonso -de doble mano- también genera congestiones entre San Juan Bosco y Tucumán y entre San Martín y Urquiza, donde incluso, funciona un salón de fiestas. Por esta arteria, transitan no solo los colectivos, sino camiones de gran porte.
 
Acceso a la ruta
Silvia Miani también destaca la importante circulación de automovilistas y motociclistas en la calle Liniers, que sirve de salida hacia la ruta S523 que se dirige a Villa La Bolsa. "Son muchos los turistas que usan esa calle, muchos se pierden por la falta de señalización”, subraya Miani.
 
Colectivos que no frenan
Las tres líneas de colectivos interurbanos pasan por barrio Sur. Según expresan desde el centro vecinal, "si no tienen gente, en las paradas no frenan”. Asimismo, destacan que esto no ocurre con los ómnibus locales. Arzobispo Castellanos y 24 de septiembre es el recorrido que hacen las empresas que llevan pasajeros a Córdoba y a las comunas vecinas, para acceder a la Avenida del Libertador y así llegar a la ruta 5 y la Autovía Atilio López.

Un pedido generalizado
La preocupación de los vecinos es generalizada, no sólo por las congestiones de tránsito que se generan, sino por los choques que se repiten cada semana. "No estamos pidiendo semáforos porque sabemos que son costosos, pero por lo menos las señales, las lomadas y el marcado de las sendas peatonales ayudaría mucho a solucionar este problema tan grave para el barrio”, destacó Miani.
Desde el centro vecinal, avanzarán con los reclamos para mejorar la seguridad y la vida de quienes habitan esta populosa zona de Alta Gracia.

Galería de fotos

Comentarios