INTERNACIONALES

Nuevamente condenaron a Monsanto por provocar cáncer

Esta es la tercera demanda millonaria que pierde la multinacional.

El pasado lunes 13, el tribunal superior de San Francisco, en Oakland, ordenó a Monsanto pagar más de 2 mil millones de dólares a un matrimonio que contrajo cáncer por utilizar el herbicida Roundup, el principal producto de la mutinacional. El matrimonio compuesto por Alva y Alberta Pilliod, ambos de 70 años, padecen de un linfoma no Hodgkin. 

Según informa el diario El País, la pareja había sido diagnosticada con cuatro años de diferencia: uno en 2011 y otro en 2015. De acuerdo a la información, ambos utilizaron Roundup, un producto elaborado con glifosato, durante 35 años en un terreno en San Francisco. La indemnización que deberá pagar Bayer, como dueña de Monsanto, incluye, además de los 2.000 millones de dólares en daños punitivos, otros 55 millones en daños compensatorios.

El jurado sostuvo que Roundup fue diseñado de manera defectuosa, que Monsanto no advirtió sobre el riesgo de cáncer del herbicida y que la compañía actuó de manera negligente.

Esta es la tercera demanda millonaria que pierde la multinacional. En agosto del año pasado, los jurados de otro tribunal de California determinaron de manera unánime que Monsanto actuó con "malicia", y que sus herbicidas Roundup y Ranger Pro contribuyeron "sustancialmente" al desarrollo de un cáncer terminal en el organismo del jardinero Dewayne "Lee" Johnson. En una primera instancia, la justicia ordenó a Monsanto pagar una suma de 287 millones de dólares como compensación. Sin embargo, luego de que apelara la sentencia, la cifra se redujo a unos 78 millones.

En marzo de este año, la justicia norteamericana condenó nuevamente a Monsanto, esta vez al pago de 80 millones de dólares a Edwin Hardeman, de 70 años, quien acusó a la multinacional por haberle provocado el cáncer que sufre tras haber aplicado durante años el producto Roundup.

En la última junta anual realizada en Bonn, Alemania, el 55% de los accionistas de Bayer había criticado la compra de Monsanto “abriendo una crisis de consecuencias imprevisibles en la multinacional”. Tres semanas después, los peores augurios parecen haberse cumplido.

Comentarios