Miércoles 18 de Septiembre/06:37 hs
EDICIÓN IMPRESA - INFORME ESPECIAL

Distintos lugares, similares reclamos

En Alta Gracia, cuatro realidades similares conviven en los extremos de la ciudad.

Por Stefanía Tomalino y Julia Conalbi
De Nuestra Redacción

En agosto de 2016, el Gobierno Nacional comenzó a relevar la cantidad de asentamientos en todo el país. Según los datos del Registro Nacional de Barrios Populares que instrumenta el Ministerio de Desarrollo Social, se identificaron 4.228 villas, asentamientos y barrios populares. Sumados, cubren una superficie de 415,5 kilómetros cuadrados, dos veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires. En esas tierras, viven aproximadamente 4 millones de personas.

En Alta Gracia, fueron cuatro los barrios relevados que figuran en este censo. Sabattini anexo, 1º de mayo, 8 de Agosto y La Perla están ubicados en puntos diferentes de la ciudad. El primero se encuentra en la zona noroeste, colindando con el predio de Potrero de Loyola. El segundo, casi en el extremo noreste pegado a la Autovía Atilio López y a las vías del ferrocarril. Entre barrio Liniers y el camino a Villa La Paisanita se encuentran los terrenos de la Asociación 8 de Agosto. Hacia el suroeste, se ubica La Perla. Más allá de las distancias geográficas que los separan, las realidades de uno y otro son similares en muchos aspectos. La titularidad de las tierras, los servicios de apertura de calles, agua y electricidad son los que desde hace décadas han generado mayor demanda.

Habitar para permanecer
Los barrios más antiguos son La Perla y 1º de Mayo. Los vecinos de ambos sectores tuvieron que sortear las dificultades por las posesiones de las tierras y luchar para obtener el saneamiento de los títulos. En muchos casos, el problema aún no está resuelto. 

En diciembre de 2008, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que establecía la expropiación de 200 lotes de barrio La Perla. El proyecto tenía como objetivos la asignación de lotes para familias en condiciones de construir pero sin acceso a terrenos; la gestión ante los gobiernos nacional y/o provincial para conseguir un plan de viviendas; y, por último, afectar un segmento a la construcción de un dispensario, un polideportivo y una nueva escuela. La ley fue vetada por el exintendente de la UCR Mario Bonfigli argumentando que el ejido urbano no alcanzaba a esa zona. Aquel veto habilitó a quienes se identificaban como los herederos de “Hermanos Marías”, a iniciar los trámites para recuperar esas tierras.

Hasta 2017, el asunto estuvo en suspenso, pero en junio, comenzaron a llegar citaciones a diversas familias para que se presenten con su documentación y la del lote que habitan, lo que generó malestar e incertidumbre entre los vecinos. “El lunes a la mañana llegaron nuevas citaciones para otras manzanas” explicó , Armando Condorí. 

También en 1º de Mayo, muchos habitantes reclaman la regularización de sus títulos de propiedad. 

Servicios y algo más
Los servicios de agua potable y electricidad son los más reclamados en muchos de los barrios populares. Durante las últimas semanas, vecinos de Sabattini anexo, 1º de Mayo y 8 de Agosto se movilizaron a la Municipalidad para exigir obras y servicios. Luego de esas movilizaciones y de que un grupo de manifestantes de 1º de Mayo realizara un corte en la Autovía Atilio López reclamando por la falta de agua, comenzaron algunas tratativas para llevar los servicios. “El sábado estuvo en el barrio Marcos Moreira y nos dijo que los caños para el agua están comprados, pero no vemos obras. Han venido a recorrer el barrio personas de Provincia y de Nación, pero aquí seguimos con los mismos problemas. La Municipalidad compró tanques de agua y se están repartiendo en el barrio de a poco. Tenemos la esperanza de que sea para todos los habitantes de 1º de Mayo. Están contando las casas para comprar el material para hacer la obra de agua” explicó Norma Ariza, al tiempo que señalaba que algunos sectores de barrio 1º de Mayo aún siguen sin el servicio de electricidad.

Paralelamente, semanas atrás, los vecinos de Sabattini anexo se presentaron en el Concejo para pedir el tendido de energía eléctrica. Aquí, la falta de planificación de este barrio popular acarrea problemas, cuya solución se gestiona desde diferentes frentes. 

La apertura de calles y la energía eléctrica es también uno de los principales reclamos de la organización 8 de Agosto, que realizó un acampe de diez días frente al edificio municipal semanas atrás. “Luego del acampe, se logró entablar una mesa de negociación. El avance durante estas semanas ha sido bastante lerdo, tuvimos que llamar varias veces a la Municipalidad a preguntar por qué no volvían las máquinas y qué pasaba con EPEC que no realiza las obras” explicó Claudia Moreno, integrante de la asociación. 

La salida colectiva
En todos los casos, los vecinos destacaron la importancia de la organización grupal como forma de conseguir que sus reclamos sean escuchados. Además, el trabajo colectivo les permite fortalecer los vínculos entre quienes están unidos por una misma necesidad. “Estamos trabajando en equipo, como barrio, organizándonos y preparándonos para cualquier cosa que se presente” aseguró Condorí de La Perla. Por su parte, Moreno, de 8 de Agosto indicó que: “Este acampe nos ha fortalecido como organización. Estamos muy unidos y muy claros en lo que estamos reclamando”.

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios