Martes 17 de Septiembre/15:52 hs
EDICIÓN IMPRESA

De imperios, vientos e incendios

Panorama político.

Por Jorge Conalbi Anzorena
Director Periodístico

El 18 de julio del año 64 el emperador romano Nerón Claudio César Augusto Germánico incendió Roma. Gracias a los vientos de la época, la capital del imperio ardió durante seis días. Cuatro de sus 14 distritos fueron arrasados por las llamas, en tanto otros siete sufrieron severos daños. Nerón, obsesionado ante supuestas conspiraciones en su contra, incendió la ciudad para desviar la atención sobre varios crímenes, incluido el de su madre Agripina. Rápidamente señaló a los culpables de aquella tragedia: los integrantes de una secta que crecía en progresión geométrica en la antigua Roma: los cristianos.

Al cierre de esta edición, el futuro expresidente Mauricio Macri anunciaba una serie de medidas económicas –consideradas paliativos para la clase media- que lejos de “calmar a los mercados”  profundizaron la devaluación abierta el lunes y la amenaza de un espiral hiperinflacionario.  Apelando a las figuras climáticas que tanto le gustan al aún jefe del Estado, hace menos de una semana el Huracán Alberto arrasó con el poder macrista, produciendo daños irreparables en el corto y mediano plazo: a las derrotas de Macri en casi todo el país se sumó la de María Eugenia Vidal. La gobernadora de Buenos Aires –hasta el sábado 10 la dirigente política con mejor imagen del país- perdió por más de 20 puntos frente a un Axel Kicillof que le hizo olvidarse la sonrisa en la base militar de Morón. Por  otra parte, rodeado y con focos hostiles multiplicándose en su propio territorio, Horacio Rodríguez Larreta (el único macrista triunfante) resiste el asedio acorralado contra el río dormido que acuna la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También está en peligro: si en octubre se repite la diferencia, deberá dirimir la pelea con Matías Lammens en una segunda vuelta electoral de incierto resultado para el oficialismo.

Cuan Nerón a los cristianos, el lunes postelectoral Mauricio Macri culpó a los votantes de una corrida del dólar que está a punto de ser materia de investigación judicial. Por un lado, en los Estados Unidos crecen las sospechas sobre el origen de la encuesta falsa que el viernes 9 presagió un final cabeza a cabeza entre Macri y Fernández. “Se hicieron compras de activos argentinos de forma desmedida a través de un fondo de inversión en Miami. Ese fondo recibió transferencias desde operadores vernáculos y amigos presidenciales, también desde el organismo oficial Anses de modo indirecto, más un banco oficial, el Provincia de Buenos Aires”, denunció el economista Carlos Riello. “La cuestión es que con la caída brutal del lunes, ambas instituciones perdieron un 30% de esa operación obscura. Hubo un detrimento patrimonial significativo y ya se abrieron investigaciones en Estados Unidos”, agregó Riello. 

Por su parte, el candidato presidencial del Frente de Todos –Alberto Fernández- se preguntó públicamente cómo era posible que con un volumen de operaciones cercano a los 100 millones de dólares registrado el lunes, la divisa norteamericana hubiera aumentado un 30%, teniendo en cuenta que los tres últimos días de la semana anterior, el dólar se mantuvo relativamente estable frente a registros que variaron entre los 300 y 400 millones por día. Más aún, frente al resultado del domingo, lejos de haber decretado un feriado bancario el lunes, el gobierno dejó que la moneda extranjera creciera sin freno hasta los 65 y 67 pesos, a pesar de haber acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que el Banco Central intervendría en el mercado cambiario cuando la divisa superara los 51,50 pesos.

Tanto el alza en Wall Street de las acciones argentinas del viernes como la corrida del lunes, alimentan las peores sospechosas: que el gobierno primero manipuló a los mercados y luego precipitó la corrida y que ambas maniobras tuvieron objetivos electorales. Inmediatamente, el prescindente Macri dijo que si Fernández gana en octubre la cosa se pondrá peor aún y volvió a culpar a la voluntad popular. El costo de estas maniobras electoralistas lo pagará Anses, el Bapro, los 2.078 millones de dólares de reservas quemadas en la hoguera cambiara de los primeros tres días de esta semana y el empobrecimiento generalizado de la población. Eso sí, tres días después Macri pidió disculpas y dijo que había actuado bajo los efectos del enojo por el resultado, el sueño y el cansancio. Quizá gracias a ellos, los argentinos vieron el lunes en directo a un Mauricio Macri auténtico, que dice lo que piensa en vez de repetir el guion de sus asesores de imagen y marketing político. Un Mauricio Macri encaprichado haciendo berrinches ante el veredicto de las urnas.

Más allá del pataleo prescindencial, en los supermercados la gente se amontonó para convertir en comestibles los últimos pesos de los sueldos cobrados la semana anterior, ante el temor que de muy poco sirvan más adelante. La remarcación, el límite a la cantidad de algunos productos y el desabastecimiento de otros, volvieron a ser una postal corriente. Hasta a los sobres de queso rallado se le colocaron dispositivos de alarma en algunas góndolas. ¿Nadie terminará preso por producirle semejante daño a las personas en su afán de extorsionarlas buscando un muy dudoso pasaje a una segunda vuelta electoral? Seguramente, no.

La isla
Aislado del país, Córdoba fue el único distrito en donde el gobierno mantuvo su caudal electoral, además de la previsible victoria de Rodríguez Larreta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con el 48, 18% Juntos Por El Cambio logra una contundente victoria en todos los tramos, aunque el kirchnerismo trepa hasta el 30,39%, un porcentaje altísimo en la isla mediterránea.

Con el 16,76%, la boleta corta impulsada por Juan Schiaretti terminó en tercer lugar, un porcentaje superior al esperado y que tacabó por sepultar una especulación que indicaba la posibilidad de que el Gobernador bajara su lista de diputados nacionales en octubre. De repetirse este resultado en la elección por los puntos, Hacemos Por Córdoba colocaría dos legisladores en la Cámara de Diputados de la Nación.

Sin embargo, a pesar de haber logrado un resultado mayor al esperado (las encuestas le pronosticaban alrededor de 9 puntos), el Huracán Alberto también golpeó las costas de la comarca que conduce Juan Schiaretti. La distancia que el cordobés tomó de la pelea presidencial no lo dejó en la mejor de las posiciones políticas frente al muy probable futuro gobierno. La situación se agrava cuando se observa –como lo hicieron los fiscales kirchneristas y muchos delasotistas- que en las urnas la boleta corta de Hacemos Por Córdoba apareció casi siempre acompañando a la de Mauricio Macri.

En Alta Gracia, donde el macrismo logró el 49,47% de los votos, Facundo Torres Lima –quinto en la nómina de la boleta corta de Schiaretti- tiene para exhibir el mejor resultado de Hacemos Por Córdoba en las grandes ciudades: con el 23,84% de los votos superó a los obtenidos en Córdoba Ciudad (17,76%), Río Cuarto (17,33%), Villa Carlos Paz (12,32%), Río Tercero (11,85%), San Francisco (11,50%), Bell Ville (10,95%) y Villa María (10,44%). Los números favorecen el posicionamiento del Intendente de Alta Gracia entre la dirigencia sub 50 del peronismo, hoy muy convulsionado por las consecuencias del resultado nacional.

El triunfo de Fernández también tiene ganadores en el peronismo cordobés. El senador Carlos Caserio fue el pionero que le abrió las puertas de Córdoba a Fernández, y Walter Saieg se sumó enseguida. El altagraciense –quien jugó un rol central en la presentación del candidato presidencial en un masivo acto en Villa Carlos Paz- quedó muy bien posicionado con el casi seguro futuro Presidente.

Pero si hay que destacar a una estrella en ascenso, sin duda se trata de Carolina Basualdo. La Secretaria de Equidad, cuarta en la boleta corta, con el 43,35% derrotó en Despeñaderos el tramo de diputados al macrismo, que en el tramo presidencial se impuso con un apabullante 53,67%. El caudal propio de Basualdo no pudo haber quedado más claro. A nivel provincial, es una de las grandes ganadoras del domingo, con chances de ocupar una banca en Diputados y con ganas, dicen, de suceder a Juan Carlos Cimadamore en la intendencia de Despeñaderos en 2023.
 

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
100% Indiferencia
Comentarios