Martes 10 de Diciembre/18:39 hs
EDICIÓN IMPRESA

“Si es por la ciudad, los Torres no van a encontrar en mí a un opositor”

ENTREVISTA. Ricardo González, concejal electo por Alta Gracia Crece.

Ricardo González tiene 50 años y es abogado. El próximo  10 de diciembre asumirá como concejal por el bloque Alta Gracia Crece, es la primera vez que el PRO ocupa una banca dentro del poder legislativo local.

González se especializa en el derecho civil y cuestiones de familia. También organiza y dicta charlas vinculadas a estos temas y sobre violencia de género. Además, es docente en el nivel secundario del Instituto Manuel de Falla. 

En el último tiempo, fue representante de dos víctimas de abuso sexual que habían sido forzadas por su tío hace 10 años. El sospechoso, un empresario de Alta Gracia, finalmente reconoció los hechos y fue condenado a seis años de prisión, que aún no se hizo efectiva.

¿Cómo fue su acercamiento a la vida política?
Antes del 2015 nunca había participado activamente en la vida política, aunque siempre estuve interiorizado en esas cuestiones. Después me fui sumando a un proyecto que era liderado por Ignacio Sala – Jefe Comunal de La Paisanita - y la senadora Laura Rodríguez Machado. Empezamos a trabajar juntos y coincidíamos en muchos temas, teníamos una mirada muy parecida y compartíamos muchas cuestiones y valores con los que yo me sentí identificado. Era un proyecto integrador que abarcaba distintas miradas. Ahí fui creciendo junto con el partido y llegamos a poder colocar un concejal en el próximo Concejo Deliberante, algo que consideramos un mérito muy importante para nuestro espacio porque pudimos lograrlo en muy poco tiempo. 

El proceso interno en la alianza de Alta Gracia Crece fue complicado, sobre todo cuando hubo que conformar las listas y definir fórmula para las PASO… 
Lo primero que hay que tener en cuenta es que la implementación de las PASO, aceleraron el proceso a todos los partidos. Ese aceleramiento llevó a que haya muchas reuniones y cuestiones que había que resolver de forma rápida. Siempre se trabajó en una lista de unidad, entonces era difícil consensuar todos los intereses, tanto dentro del partido Radical, como dentro del nuestro. Quizá si no se trabajaba en una lista de unidad todo hubiera sido más fácil, pero fue lo que decidimos. Dentro del PRO entendíamos que al conformar una, era necesario tener un lugar importante, y fue por ese lugar por lo que peleamos, ya que queríamos representación en los lugares importantes, y justamente fue lo que exigimos. Del otro lado, también había bastantes problemas internos sobre los nombres que iban a conformar la alianza. Finalmente, llegamos a un acuerdo y ya no hubo dudas de que todos trabajábamos para lo mismo y tirábamos para el mismo lado.

Esta lista de unidad hizo que el PRO dejara de lado también a su candidato a Intendente, que en su momento era Osvaldo Coloccini… 
Creo que de todos los posibles nombres que había, la figura de Leandro Morer era la más fuerte y la que mejor medía. Eso quedó demostrado posteriormente en los comicios. Nos subimos a esa idea en pos de la lista de unidad, porque del lado del radicalismo también hubo muchas resignaciones.

¿Cómo es hoy la relación con la UCR?
Muchos creen que estamos quebrados y no es así. Con el radicalismo, tenemos una unidad en la que venimos trabajando desde hace muchos años. No fue solo producto de estas elecciones, por eso no es raro que compartamos la misma visión y las mismas ideas. En el Concejo, vamos a seguir trabajando en bloque y de la misma forma…

Pero, ¿hay posibilidades de un bloque unipersonal del PRO?
Se pusieron muchas especulaciones en nuestro bloque, y no en el del oficialismo, que creo que lo va a tener más complicado. Hoy hay más problemas allí que en el nuestro. Noso-tros vamos a trabajar en bloque porque los ciudadanos nos votaron para eso, la propuesta fue de una alianza y es lo que vamos a llevar adelante. No es la idea sumarnos a cuestiones que sean ajenas al Concejo.  No veo como una posibilidad una fractura dentro del bloque, pero uno nunca sabe lo que puede pasar en el futuro. Hemos tenido reuniones con los concejales electos y estamos trabajando muy bien. Tenemos una misma visión, dentro de nuestras propias diferencias. 

¿Cómo es tu relación con los hermanos Torres Lima? Públicamente dijeron que lo ven con buenos ojos y que lo consideran un “aliado”… 
No van a encontrar en mí a un opositor, ni una persona que ponga trabas cuando las cosas sean para beneficio de la ciudad. No vamos a dejar de acompañar proyectos porque sean del oficialismo. Nos gustaría también que el oficialismo se sume a nuestras propuestas. En síntesis, lo importante no es de dónde vengan los proyectos sino que esté destinado a mejorar la ciudad. Confío en que la gente que formará parte del Concejo dentro del oficialismo tenga también esta misma mirada. 

¿Cómo ve la labor del Concejo hoy?    
Creo que durante los primeros años, se trabajó muy bien. Este año comenzó a jugar la coyuntura electoral y cuestiones personales, que llevaron el foco a otro lado, al que no debería haber ido. El caso de la renuncia de (Carlos) Adam, por ejemplo. Creo que no es bueno que pasen estas cosas, que todo tiene que hablarse, y que no puede ser que no se pueda llegar a consensos y acuerdos. 

¿Cuáles serán los principales desafíos del próximo Concejo?
Hay que rever algunas ordenanzas y modificarlas porque la gente lo está pidiendo. Estamos en deuda además con la participación de las mujeres dentro de los cargos electivos…

Cristina Roca planteó en este medio la posibilidad de modificar la Carta Orgánica…
Yo creo que sí. Creo que es algo que hay que charlar. Estamos en deuda con la participación de las minorías también. Esta Carta Orgánica, y la modificación del Código Electoral con la implementación de las PASO, llevó a la polarización y eso no está bueno porque no hay participación de fuerzas minoritarias o fuerzas nuevas, y a eso lo tenemos que cambiar, porque las distintas miradas oxigenan la política y harían lo mismo en el Concejo Deliberante.
 

Comentarios