Domingo 15 de Diciembre/05:34 hs
EDICIÓN IMPRESA

Los altagracienses que le dieron vida a los planos de Da Vinci

Duilio y Marcelo realizaron una obra en el marco de los 500 años de la muerte del polímata florentino.

Fotografías, una obra de teatro y una enorme escultura acaparan la atención en el Centro Cultural Córdoba. A 500 años de la muerte de Leonardo Da Vinci, una serie de actividades organizadas por el Consulado General de Italia en la capital cordobesa le rinde homenaje al gran maestro de Florencia. Un enorme barco llama la atención del público. Es una inmensa estructura de hierro, sobre la que navega el hombre de Vitruvio, obra de Da Vinci que sirvió de modelo para estudiar las proporciones del cuerpo humano. Sobre su cabeza, pende el tornillo aéreo, primer boceto de un helicóptero. Junto a él, se encuentra el ala utilizada para realizar estudios sobre la fuerza de sustentación. Eso no es todo, dos grandes hélices le dan vida y movimiento a la nave, que zarpa a sorprender espectadores en distintas sedes.

Duilio Heredia y Marcelo Caliva son primos y hacen trabajos de herrería. Fueron contactados por un conocido para realizar una escultura metálica con motivo de los cinco siglos de la muerte de Da Vinci. Sin dudarlo, ambos aceptaron y emprendieron la tarea con entusiasmo. “La propuesta fue hacer una gran muestra con una parte teatral y también una escultura” explicó a Sumario, el diario de los viernes, Duilio.

Luego de aceptar la propuesta, comenzó el verdadero desafío. Contrarreloj, los dos primos trabajaron durante un mes y medio por dieciséis horas diarias para poder llegar a la fecha pactada con el barco terminado. Lo más arduo era soportar el cansancio en los ojos, por la cantidad de tiempo que tenían que soldar. Terminaron la labor un día antes de la fecha en que debían presentarlo.

El traslado del barco hacia la ciudad de Córdoba también fue una tarea titánica. “Lo llevamos de acá en un camión, con cuidado de que cuando lo cinchen no doblen nada. Y teníamos una parte para armar allá, porque era imposible de llevar armado. Cuando llegamos al lugar, encontramos que no podíamos soldar porque había detectores de humo. Por suerte pudimos ir a un patio, que estaba como a treinta metros de donde iba a ser la muestra, y trasladarlo por partes”.

El barco se puede visitar en el Centro Cultural Córdoba ubicado en calle Poeta Lugones 401 de lunes a domingo de 10 a 20.
 

Galería de fotos
Comentarios