El obispo nazi logró un defensor en Alta Gracia

Angel Liendo Funes, defendió al obispo Rictchard Williamson, recientemente expulsado de Argentina por negar el holocausto. El lefevbrista calificó al sacerdote como: “Un símbolo vivo de la verdadera iglesia perseguida”.

El obispo nazi logró un defensor en Alta Gracia
NOTAS RELACIONADAS
Por Jorge Conalbi En forma coincidente con la salida de Argentina del británico Ritchard Williamson -el obispo nazi que niega el Holocausto- el altagraciense Ángel Raúl Liendo Fúnes remitió una nota a este periódico en la que defiende al religioso expulsado por el Gobierno Nacional, y lo define como “símbolo vivo de la verdadera iglesia perseguida”. El escrito del representante del Escuadrón de la Virgen se titula “Alocauto” y se publica íntregramente en la página 6 de la presente edición. Como se recordará, Williamson es el obispo lefebvrista a quien recientemente el Papa Benedicto XVI le levantó la excomunión. Días antes, el inglés había negado ante la TV sueca la existencia de cámaras de gas en la Alemania nazi y sostenido que en los campos de concentración fueron asesinados “entre 200 mil y 300 mil judíos, y no seis millones”. El Papa reclamó una retractación del religioso, quien se negó a hacerlo, por lo que la lefebvrista Sociedad San Pío X no tuvo más opción que removerlo del Seminario que dirigía en la provincia de Buenos Aires. Días después, el Gobierno Nacional lo expulsó del país al detectar irregularidades en la documentación con la que entró al país en 2003. El diario inglés The Times informó el miércoles que Williamson tiene previsto reunirse con David Irving, un historiador que ya estuvo preso en Austria por glorificar e identificarse con el Partido Nazi alemán. Liendo Funes es uno de los más activos lefebvristas en Alta Gracia. Reclamó en varias ocasiones que la ciudad fuera consagrada a la Virgen María y hasta consiguió exponer sus pretensiones ante el Concejo Deliberante en dos oportunidades. Integra el Escuadrón de la Virgen, del que fue su presidente. Se trata del grupo de gauchos que suelen escoltar la imagen religiosa en cada una de las masivas celebraciones del 24 de setiembre. Años atrás, Liendo Funes encabezó una suerte de cruzada contra vecinos protestantes y judíos de la ciudad. Otros referentes del lefebvrismo de Alta Gracia han protagonizado violentos incidentes y hasta destruyeron una muestra artística en un centro cultural. En el escrito remitido a Nuevo Sumario, Liendo Funes reivindica a Norberto Ceresole, otro nazi argentino, al que se lo ha vinculado con servicios de inteligencia, autor de una profusa literatura antijudía y que en distintos momentos estuvo ligado a los militares carapintadas Aldo Rico y Mohamed Alí Seineldin. En internet abundan las páginas nazis que –como Liendo Funes- reivindican a Ceresole y su visión de “la cuestión judía”. Uno de los párrafos antijudíos de la nota del ultracatólico está llamado a producir escalofríos: “(…) falsificando la realidad falsean la verdad creando sus dogmas para aparecer como pueblo perseguido”, sostiene, para inmediatamente recordar que se trataba del pueblo elegido que no reconoció al Mesías y por ello fue “(…) maldito por el Hijo de Dios” y que sus “(…) hijos morirán por la espada… y de ti no quedará piedra sobre piedra”. A esta altura, cabe preguntarse si sólo se trata de un desvarío, una amenaza o una lisa y llana reivindicación del Holocausto. El artículo de Liendo Funes aparece en el momento en que los sectores más retrógrados buscan recuperar fuerzas al ritmo de la crisis económica internacional. De hecho, apenas llegado a Londres, Williamson organizó una conferencia en la que disertará sobre sus posiciones. Habrá que recordar que la historia del mundo es rica en ejemplos de la asunción de las alternativas políticas más nefastas en tiempos de desesperación. El pasado miércoles 25, María José Libertino, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), propuso la apertura de un debate sobre la posibilidad de penalizar a quienes nieguen o banalicen el Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial. "Queremos abrir un debate a partir de los hechos ocurridos en los últimos días donde se escrachó a un empresario judío, Eduardo Elsztain, y se expulsó del país al obispo Richard Williamson por trivializar el genocidio judío realizado por los nazis", dijo Lubertino al tratar de instalar una discusión sobre la penalización del tema. (A continuación el texto completo de la carta enviada por Ángel Liendo Funes) Alocauto Por Ángel Liendo Funes Es decir, con cautela, “astutos como serpiente pero prudentes y mansos como paloma”. Miércoles de Ceniza comienza la cuaresma, cuarenta días de preparación a la pasión, muerte y resurrección de N.S. Jesucristo. Como las causalidades existen, no así las casualidades, se produce en este mismo día la salida del país de Mor. Ritchard Williamson, símbolo vivo de la verdadera iglesia perseguida, que no es la Iglesia Conciliar, ecuménica, democrática y mundialista con la cual ellos tienen buenas relaciones. Así como han crucificado a la Verdad Revelada, persiguen a la religión verdadera que por Pascua reza por la conversión de los “pérfidos judíos”. Los judíos se tienen que convertir al final de los tiempos (del tiempo de los gentiles), a la verdadera religión, no a la religión falsificada gnóstica cabalística que colaboran en falsificar, (entran y salen de Vaticano como por su casa), como lo hicieron con la propia religión de Moisés y a causa de ello negaron al Mesías que estaba profetizado en el. A.T., especialmente en Daniel. Así, la mentira es virtud y la verdad es pecado. Para lo cual operan la “Falsificación de la Realidad”, título del libro de Norberto Ceresole, ex ERP y amigo personal del Presidente venezolano Hugo Chávez, sobre los atentados de la AMIA y La Embajada y el Holocausto, quien murió envenenado en un hospital de Bs.As. y su libro desapareció de las librerías, al igual que los libros “El Kahal y Oro”, “666”, “Juana Tabor” y todos los libros de Hugo Wast. Como la realidad es la verdad, falsificando la realidad falsean la verdad creando sus dogmas para aparecer como pueblo perseguido, cuando en realidad es el pueblo elegido por Dios al que despreciaron y maldito por el Mesias, el Hijo de Dios, al llorar sobre su ciudad y su patria antes de entrar en la Pasión: “.. Jerusalén, tus hijos morirán por la espada… y de ti no quedará piedra sobre piedra, por que no has conocido el tiempo de tu visita”, y los llamó “raza de víboras”. Imagínese a una víbora de coral, enojada y furiosa; así estaban cuando vociferaban en el Pretorio ante Pilatos: ¡Crucifícale! ¡Que caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos! Hay que mirar desde la teología de la historia las cosas como son y saber que son el poder mundial oculto, económico y por ende político, dueño de la prensa mundial, y no chuparse el dedo con la prensa y la información que manejan.
Comentarios