Domingo 23 de Septiembre/13:33 hs
EDICIÓN IMPRESA

Los clubes barriales y su lucha por no derrumbarse

Los chicos. El apoyo del Estado. Las concreciones logradas. El rol social de las instituciones.

Cada día los clubes barriales se convierten en el lugar en el que niños y jóvenes encuentran no sólo un espacio para practicar deportes y dejar atrás el sedentarismo y la tecnología, sino un ámbito para descubrir los valores de la amistad, el respeto o el sentido de pertenencia. Y a los padres, estos espacios le brindan la tranquilidad de que sus hijos están en un lugar seguro, fuera de la calle y haciendo actividad física. En tanto, a través del deporte, los clubes persiguen un mismo fin: la contención social.

En Alta Gracia, son 10 los clubes barriales que día a día buscan atraer a los niños y adolescentes para que, además de practicar algún deporte, puedan compartir experiencias y aprender valores. En diálogo con Sumario, el diario de los viernes, los presidentes de cada uno de estos espacios, manifestaron sus preocupaciones, la relación que mantienen con la Municipalidad, las consecuencias que dejaron los episodios de violencia que se dieron en un partido el año pasado, y pese a eso, el motivo por el cual mantener abiertas las puertas cada día.


Javier López
Presidente ClubAltlético Platense
B° Cafferata
"Las actividades ya han comenzado y tenemos el 50 por ciento de los chicos entrenando, y notamos que la afluencia de niños es muy poca y estamos tratando de averiguar por qué. Creo que parte de esta falencia han sido los resultados que se obtuvieron en los campeonatos en los que prevaleció la violencia en un partido, y quizás muchos padres tomaron la decisión de no mandarlos al club”.
En lo que respecta a la relación del club y la Municipalidad, López contó que "desde el año pasado al día de hoy, no hemos recibido ayuda del estado municipal. Está bien que somos clubes independientes, pero el ingreso que el club pueda tener es muy poco, sea por la colaboración de algún buffet en peñas o eventos que recauden plata. Pero aún debemos cambiar tejidos que rodean las canchas y algunos postes quebrados. Mientras que al corte de pasto lo vienen haciendo algunos papás que han tenido la buena predisposición”. En relación a infraestructura, el presidente contó que "este año el objetivo es terminar con el Salón de Usos múltiples (SUM), que lo tenemos hasta la altura del techo, pero nos queda lo más caro. Entiendo que si el municipio ayuda implica ayudar a todos por igual. Pero también logro entender que para algunos suele haber y para otros no”. En tanto, López expresó que "como corresponde cumplimos con el sacrificio de estar de lunes a viernes en la práctica con los chicos e intentamos sacar a quienes estén en situaciones de calle, o con droga y el alcohol. Tratamos de cumplir ese rol social que también tiene el club. Lo inclusivo debe estar a la orden del día, sino vamos sólo a los resultados”. Y en ese sentido, "tenemos a la mitad de los niños que vienen y pagan un seguro que es obligatorio que tengan, y la otra mitad que no lo puede hacer, lo solventamos nosotros para que puedan asistir”. De todos modos, "pudimos becar a algunos niños que no estaban en condiciones óptimas de pagar, entonces también asistían becados”.


José Ferrarese
Presidente del Club Central
B°Liniers
"Los primeros días de marzo comenzamos a juntar los chicos que con el comienzo de clases se complicó un poco, pero llegamos a tener 120 chicos anualmente y siempre conseguimos tener todas las categorías completas. Aunque este año notamos que se ha puesto un poco más difícil, ya que si bien solemos tener esa cantidad de chicos, aún no han arrancado todos y nos está costando. No sabemos cuál es el problema, estamos tratando de hablar con los padres, y de averiguar si la causa fue el problema que hubo en la liga o no”. 
Respecto a lo que los padres deben abonar, Ferrarese explicó que "sólo se les cobra 10 pesos del seguro obligatorio que deben tener los chicos para jugar y luego en los campeonatos se le paga por partido al árbitro, que ronda los 25 pesos por niño”. En tanto, sobre la cuestión edilicia "ya estamos haciendo los cimientos para la construcción de un salón”. Y en ese aspecto, "siempre la Municipalidad estuvo presente colaborando. Pero hay que aclarar que también es una pelea… a mí me diste, o me diste poco o mucho. No sabemos valorar lo que nos dan. Simplemente desde este club trabajamos para brindarles un espacio a los chicos para que puedan practicar un deporte. No vemos la condición económica, ni física, ni social del niño. De hecho, tenemos un proyecto armado para poder recuperar a los chicos que dejaron de participar en la liga y poder integrarlos para que ayuden a los más pequeños”.


Claudio Delvecchio
Presidente del Club Atlético Banfield
B° Villa Oviedo
"Son 200 los chicos que anualmente solemos tener, ya que el club está abierto a todo el que quiera venir. Incluso se presta el club para festejos del día del niño, encuentros y demás. Además, el pasado año se dictaron clases de apoyo escolar, y primeramente asistían los mismos chicos que juegan pero después se fue sumando al resto de los niños del barrio. En este club se contiene a los chicos, que asisten de distintos lugares de la ciudad y sin importar la clase social. A través del fútbol son muchas las posibilidades que pueden tener los niños, entre ellas la de viajar y poder tener experiencias que capaz no pueden tener de otra manera sino es mediante un encuentro de deporte”. En ese sentido, "vamos a otras ciudades a jugar y, por la situación económica que se vive a veces los chicos no pueden pagarlo pero organizamos eventos para que pueden conocer una tribuna, otra cancha y otro lugar, y uno los ve con cara distinta, de felicidad.
En cuanto a los costos, a los padres sólo se les cobra lo que cuesta el árbitro cuando hay un partido y se divide el gasto entre cada equipo, será unos 25 pesos más o menos. Siempre hay cosas para hacer- casualmente tenemos que colocar con algunos padres por tercera vez unos paños de alambre que rodean la cancha porque los que habíamos dejado ya nos lo robaron. Nosotros tenemos mucha colaboración de los padres y mucho sacrificio de los que conformamos el club. Muchas veces la Municipalidad nos ha dado una mano, pero mientras podamos hacerlo nosotros, lo hacemos. El año pasado les tocó a otros clubes y a nosotros nos dieron una mano antes, entonces es un poco para cada uno”.


Jorge Rodríguez
Presidente del Club Atlético Sabattini
B° Sabattini
"Entre 50 y 60 niños asisten al club anualmente. Nosotros arrancado con las actividades en febrero, pero la cantidad es relativa, una vez que arranca el torneo se suman más. En nuestro club no cobramos una cuota mensual, sí una cuota del seguro que son 10 pesos por niño y el costo del arbitraje cuando hay campeonatos”. El Club Sabattini hace dos años que abrió sus puertas y, Rodríguez manifestó que "la municipalidad nos dio 120 metros de alambre olímpico y ya hemos colocado nosotros otros 70 metros más, entonces tenemos el 80 por ciento de la cancha ya cerrada, además nos dio arena y piedra para algunas estructuras. Tenemos los baños con conexión a las cloacas y a lo que va a ser el bufet nos queda colocarle el techo, que vamos a conseguir mediante un evento que estamos por organizar”. En lo que respecta a la finalidad del club, para el presidente, el mismo "es un lugar donde se puede contener y acompañar a los niños. Tenemos a adolescentes que se habían desviado un poco del camino y están acá contenidos y no en la calle sin rumbo. Mientras en la semana uno los pone a hacer prácticas, el fin de semana tratamos de que haya campeonatos o eventos para entretenerlos. Y eso también los ayuda a construir valores como el trabajo en equipo y la integración al barrio. Estamos pensando en incluir hockey para ofrecer otro deporte alternativo y sumar a más jóvenes”.


Cristian Collante
presidente del Club San Martín
B° San Martín
Por ahora, asisten al club unos 20 y 30 niños, pero hace una semana que hemos abierto las puertas, y anualmente trabajamos con unos 50. En cuanto a infraestructura, Collante resaltó que "el club está más o menos, algo descuidado, porque hay que hacerle varios arreglos. Cuando tenemos que pedir ayuda pedimos, pero generalmente lo hacemos nosotros o con los padres que nos dan una mano, aunque eso es relativo. A veces muchos padres colaboran, otras muy pocos”. En tanto, para que los niños puedan asistir los padres sólo deben pagar 10 pesos para un seguro, y lo que cuesta el arbitraje se divide entre los equipos, pero no se cobra una cuota mensual”. Para Collante, la funcionalidad del club es que los niños puedan acercarse a él con la intención de hacer deporte y muchos padres se llegan también para que sus hijos no anden en las calles solos. Tratamos de captar a los chicos para ese fin, que tengan un espacio para compartir. Aunque personalmente creo que es menos el interés que los chicos y padres tienen hoy en día. Entonces, en ese caso el trabajo es el de incentivar”.


Marcos Sosa
Presidente Club Atlético
Malvinas Argentinas
B° Parque San Juan
"Nosotros arrancamos a mediados de febrero, y recién ahora se están sumando, una vez que vuelven de vacaciones, y en todo el año más o menos 100 niños asisten porque incorporamos otras categorías que no teníamos. En cuanto al pago de alguna cuota, sólo se les cobra a los padres un seguro que si no lo tiene lo paga el club, porque lo importante es que el niño asista”.En tanto, la relación con la Municipalidad,"de vez en cuando nos da una mano. Somos nosotros los que nos esforzamos día a día para no decaer, porque el propósito del club es contener a los chicos. Nosotros, además de enseñar deporte y valores cumplimos una función social.
 
Básicamente es una actividad social. Tratamos de manejarnos con recursos propios, para que deban poner la menor cantidad de plata los padres. Ya que eso limita al chico a poder asistir y disfrutar de jugar. Nosotros no nos olvidamos que somos una barriada muy popular y no es fácil. Cada vez se pone más difícil para los padres costear un deporte. Podremos no tener las mejores instalaciones, porque nos falta, pero el niño puede venir sin pagar. Ahora hemos recuperado otras categorías, pero el adolescente no tiene el mismo entusiasmo, no hay mucho apoyo de los padres a lo mejor. El problema es que vienen hasta los 12 o 13 años y dejan de venir. Una falencia de parte nuestra y de los padres también. Además de que es una edad difícil se peligra que ande sin rumbo.

Atribuyo también la falta de niños, un poco a los episodios de violencia ocurridos antes de fin de año. No contribuye en nada la violencia. El objetivo es que los chicos practiquen un deporte y se diviertan, no que aprendan violencia. Lamentablemente se prejuzga al fútbol como violento, pero hoy la sociedad es violenta, y se busca culpar al deporte cuando los niños lo disfrutan. La mayoría de los clubes trabajan a pulmón para tratar de integrar a la mayoría de los chicos. Un hecho de esas características tira para atrás el trabajo y esfuerzo de un montón de gente. Sabemos la función que nos toca y trabajamos para eso, y eso se paga con el cariño que nos dan los chicos día a día a modo de devolución”.

Gustavo Mamonde
presidente del Club Atlético Independiente
B° General Bustos
"Si bien hace ocho años que estamos, asisten alrededor de 120 niños. Pero venimos trabajando a pulmón, levantando estructuras para otros baños y para un buffet. Hemos pedido ayuda a la Municipalidad pero no hemos tenido respuesta aún. Entonces sólo nos arreglamos con ayuda de algunos padres y mientras tanto los de la comisión tratamos de autogestionar todo lo que podamos para el bienestar del club”. En cuanto al costo para que un niño asista "sólo cobramos un seguro para que puedan jugar, aunque sólo un 30 por ciento aproximadamente lo paga. De todos modos, los niños pueden venir igual porque cumplimos ese rol social de contener a los niños, para que tengan este lugar y puedan divertirse mediante el deporte y no la calle que muchas veces los desvía. Tenemos, a su vez, adolescentes que participan y ayudan a los más chicos”.


José Alonso
presidente de Club Atlético Boca
B° Parque Virrey
Alonso es presidente del club hace 32 años, y comenzó a trabajar con seis niños. Contó que "este año sólo paramos una semana, porque en el club, funciona los viernes a las 19:30 un merendero y no podíamos cortarlo mucho, ya que asisten muchos chicos, y no sólo del barrio sino de alrededores también. Es un grupo de misioneros el que está a cargo del merendero y nosotros prestamos el espacio físico del club. Nos ayudan mucho porque trabajan bastante en el barrio, tanto para el comienzo de clases, el día del niño y fiestas de fin de año, ya que logran conseguir donaciones de útiles, ropa, mochilas. Nos dan una gran mano y eso atrae también a más chicos a asistir al club. A ellos los ayuda un merendero, un deporte, compartir y divertirse”.  Alonso contó que por ahora, sólo se ofrece fútbol, y que antes hubo otras intenciones de otros deportes pero no funcionaron. El tema es el compromiso, que uno se comprometa a enseñar y permanecer en el tiempo”.

En cuanto a la Municipalidad, "brinda ayuda a los clubes. Cuando hemos necesitado algo lo hemos gestionado y nos han respondido”. 

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios