EDICIÓN IMPRESA

Miriam y Evelyn, unidas por la tragedia y la solidaridad

Las mamás de “Benja” y “Juli” iniciaron campañas para ayudar a otros niños.

Por Julia Conalbi, de nuestra redacción. El Diccionario de la Real Academia Española define la solidaridad como "adhesión circunstancial a la causa o empresa de otros”. Dicho de otro modo, distintas situaciones o motivos llevarían a alguien a actuar en pro de otras personas durante un tiempo. Evelyn Domínguez y Miriam Medina son dos mujeres de Alta Gracia. Viven a siete cuadras de distancia, pero lo que las une es tanto la tragedia como la solidaridad. Ambas transitaron una historia de dolor y lucha por la salud de sus hijos, recibieron ayuda de los vecinos de la ciudad y las dos decidieron, con vistas al Día del Niño que se celebrará el próximo 19 de agosto, emprender una campaña solidaria.

Evelyn Domínguez es la madre de Julieta Pérez. Durante un año y medio, la pequeña estuvo realizando tratamiento oncológico en el Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba. Para afrontar los gastos de viajes y el tratamiento, la familia organizó peñas y ventas de comidas. Uno de los grandes deseos de Julieta era tener un perrito, por lo que se organizó una campaña para conseguirle un chihuahua, la única raza que le permitían llevar al hospital. Las colectas y los pedidos de ayuda para la niña se realizaban a través de una página de Facebook llamada "Todos por Juli”. Debido al cáncer infantil de alto riesgo que padecía, Julieta falleció el pasado 25 de junio. Tenía cuatro años. Cinco días más tarde, Evelyn le cambió el nombre a la página. Bajo el lema "Juli por todos los niños”, anunció que comenzaría a recolectar juguetes para llevar al hospital en el que su hija fue atendida.

Miriam Medina es la mamá de Benjamín Soria. El pequeño tiene ocho años y padece cuadriplejia y parálisis cerebral debido a un accidente doméstico que lo dejó sin oxígeno durante varios minutos cuando tenía poco menos de dos años. En 2015, tras pasar mucho tiempo alimentándolo por sondas y tramitar un botón gástrico en el Profe (Programa Federal Incluir Salud) sin éxito, el desesperado pedido de Miriam llegó a los estudios de Siempre Radio 93.3 y se lograron juntar $7.600 para el botón gástrico. "Costó más de $9.000. Ari, la dueña de la farmacia puso el resto” recuerda Miriam a tres años de aquella colecta. El 20 de junio pasado, Miriam comenzó una nueva campaña, no para ayudar a su hijo, sino esta vez a favor de otros niños. "Quisiera devolver un poquito de la ayuda que me brindaron cuando necesité de mi ciudad para Benja. Se me ocurrió tejer muñecos para el día del niño y donarlos en los centros vecinales y llevar al Hospital de Niños en Córdoba, y al hospital ex Casa Cuna donde los médicos lucharon contra todo para salvarlo a Benja” reza el mensaje que publicó en una red social.

Cáncer infantil
Julieta Pérez tenía tres años en abril de 2017, cuando le fue diagnosticado neuroblastoma alto riesgo. Inmediatamente, comenzó el tratamiento oncológico en el Hospital de Niños. Durante un año y medio, Julieta estuvo asistiendo constantemente a realizar sesiones de rayos y quimioterapia. Debido a su salud, la pequeña no podía viajar en colectivo, lo que conllevaba grandes gastos para su familia. "Estábamos solos nosotros. Su abuelo, sus tíos y yo, su mamá, acompañándola en ese difícil momento que le tocó vivir” explica Evelyn. A causa de las dificultades económicas –Evelyn no podía trabajar porque  debía atender y cuidar a Julieta-, la familia realizó algunas peñas solidarias para juntar fondos.

En mayo de 2018, además de hacer una peña para recaudar dinero para los gastos del tratamiento de la niña, la familia comunicó el deseo de la pequeña de tener un perrito. El Hospital de Niños solamente permite que acompañen a pacientes perros de raza chihuahua. Una vez más, los vecinos de Alta Gracia fueron solidarios con la pequeña y Julieta recibió su deseada mascota.
"A Juli le gustaba muchísimo cuando le llevaban juguetes al hospital, por eso decidí hacer esta colecta” explica Evelyn. "Después voy a juntar elementos de higiene y mercadería. Porque hay familias que pasan semanas, meses y hasta años acompañando a sus niños en el hospital y lo necesitan” agrega.

Un accidente doméstico
Benjamín tenía un año y nueve meses. Estaba en su casa, comiendo una manzana cuando se ahogó. A causa de ello, estuvo varios minutos sin oxígeno, lo que le produjo una parálisis cerebral y cuadriplejia. En 2015, su historia se hizo conocida a causa de la lucha de su madre por conseguirle un botón gástrico. "Miriam, o le conseguís el botón o Benja se te muere” le dijo directamente la médica pediatra en un control, cuando la mujer recorría diferentes entidades provinciales tratando de obtener el botón gástrico para su hijo. Así fue como llegó su historia a Sumario, el diario de los viernes y Siempre Radio 93.3 y Benjamín consiguió el botón.
Tres años más tarde, la lucha de Miriam continúa. Los botones duran seis meses, aunque ahora consigue que se los entregue el Profe. La mujer lo atribuye al hecho de que su caso se hizo público. "El 23 de julio se van a cumplir siete años del accidente y Benja cada vez está peor, ya no se puede sentar, cada invierno es más duro, se enferma de la nada, no puedo llevarlo a ningún lado. Pero hace siete años que él la lucha, yo no voy a bajar los brazos” relata Miriam al aire de Siempre Radio 93.3. "Soy realista. Yo sé que hoy lo tengo y mañana no sé, y tengo que seguir porque tengo tres hijos más”. 

De esa situación, surge la campaña de Miriam de tejer muñecos para donar. "Sé tejer desde los 11, 12 años. Soy realista acerca de lo que a Benja le va a pasar. Hace dos años que empecé a notarlo y como un desahogo, empecé a tejer. Lo que más me gusta tejer son los amigurumis. Entonces se me ocurrió hacer para donar y sacarle una sonrisa a otros niños. Yo creo que eso me va a curar el alma” explica Miriam. Además, se propone "Devolverle un poco a mi Alta Gracia”.

Las campañas
Con el recuerdo fresco de cuánto le gustaba a su hija recibir regalos en el hospital, Evelyn está juntando juguetes nuevos para llevar a la sección oncológica del Hospital de Niños el Día del Niño. "Pido juguetes nuevos para que no haya peligro de infecciones ni nada de eso. De este modo, incluso podrán ser donados a los niños que están en la sala de trasplantes” explica la mujer a Sumario, el diario de los viernes. Quienes deseen colaborar pueden hacerlo llevando los juguetes a Tucumán 744, en barrio Don Bosco.

Miriam, por su parte, está tejiendo amigurumis para llevar a merenderos, centros vecinales, el Hospital de Niños y el hospital de la ex Casa Cuna. Recibe colaboraciones de lana o vellón en Ituzaingó 635, en barrio San Martín.
Galería de fotos
Comentarios