EDICIÓN IMPRESA

Calles teñidas de verde

Unas 800 personas participaron de la marcha el pasado 4 de junio.

Por Julia Conalbi
de nuestra redacción.
 
Irlanda es uno de los países con mayor población católica de Europa. Hasta hace unas semanas, el gobierno tenía prohibido legislar sobre el aborto. En un histórico referéndum, el pasado 25 de mayo ganó el "sí” a la propuesta de realizar una enmienda en la constitución para poder propiciar una ley que permita la interrupción del embarazo. El voto decisivo en el triunfo fue el de los jóvenes de entre 18 y 24 años. Según las estadísticas, unas 170 mil irlandesas viajan por año a Gran Bretaña con el fin de abortar. 

En Argentina, desde hace dos meses, se realizan audiencias en comisiones de la Cámara de Diputados para debatir sobre un proyecto de ley que propone la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Pero no es solamente el poder legislativo el espacio en el que se realiza el debate. Diferentes instituciones y organizaciones sociales fomentaron la discusión sobre el tema. Las consignas a favor y en contra del proyecto circularon en diferentes ámbitos, desde escuelas, manifestaciones callejeras o redes sociales.

Alta Gracia no fue ajena a las diferentes manifestaciones a favor y en contra del proyecto de ley. Consultados por Sumario, el diario de los viernes en abril de este año, tres concejales de la ciudad y el Viceintendente emitieron su opinión sobre el debate legislativo del aborto. Ninguno se posicionó a favor de la interrupción voluntaria del embarazo y en algunas declaraciones se plantearon cuestiones claramente en contra del proyecto de ley (Ver "¿Mejor no hablar de ciertas cosas?” Edición 812 de Sumario, el diario de los viernes). Al mismo tiempo, comenzaba una serie de manifestaciones sociales impulsadas por el Colectivo Ni Una Menos de la ciudad, bajo la consigna "Martes verdes hasta que el aborto sea ley”. En la Plaza Solares, durante un mes y medio, todos los martes se reunió una gran concurrencia a debatir sobre el proyecto de ley.

Como era de esperar, la primera convocatoria fue la que más gente acaparó. De todas maneras, el resto de los martes la cantidad fue suficiente para hacerse notar y llamar la atención de los transeúntes y conductores que circulaban por Avenida Belgrano en plena tarde. La hora de las convocatorias (18:00) fue un factor decisivo ya que reunió a numerosos adolescentes que salían de las escuelas y se acercaban a preguntar cuestiones específicas sobre el proyecto de ley, comprar un pañuelo verde o sentarse a tomar mates para escuchar y participar del debate.

Las últimas jornadas estuvieron dedicadas a la toma de decisiones sobre la organización de la marcha del 4 de junio. La consigna "Ni una menos por abortos clandestinos” agrupó a aquellas personas que se habían acercado al movimiento por el debate legislativo con quienes reclaman por medidas concretas para evitar, prevenir y erradicar la violencia machista. La cuarta marcha bajo el lema "Ni una menos” en Alta Gracia se tiñó de verde al ritmo de los cantitos que reclamaban "Aborto legal en el hospital”. Participaron casi un millar de personas, en su mayoría mujeres jóvenes y adolescentes.

No solamente en Alta Gracia, sino que en todo el país las manifestaciones por el aniversario del Colectivo Ni Una Menos se vieron colmadas de reclamos por el aborto legal. A diferencia de otros lugares, en la ciudad no se realizó ninguna marcha "por la vida”, en contra del proyecto de ley que plantea la interrupción del embarazo. En una ciudad con un fuerte sesgo clerical y en la que la procesión de la Virgen de la Merced reúne multitudes todos los años, no hubo una sola manifestación en contra el aborto. Durante el debate legislativo, en Córdoba se realizaron dos marchas pidiendo que el proyecto de ley no sea aprobado.

Al igual que los "martes verdes”, ha habido otras causas en la región que dispararon una política sostenida de manifestaciones en las calles. Fiel a la tradición –rota en contadas ocasiones, como por ejemplo cuando se debatió la resolución 125/2008 que fijaba las retenciones agrarias-, en Alta Gracia los sectores más acomodados económicamente y con ideas políticas más conservadoras no se volcaron a las calles, sino que se expresaron por otros medios. Dicha tradición, que parece estar en crisis a nivel nacional, en la ciudad aún continúa vigente. 

Irlanda es uno de los países con mayor población católica de Europa. El 25 de mayo ganó el "sí” en el referéndum sobre el aborto. Alta Gracia es una ciudad con un fuerte legado clerical grabado a fuego desde su nombre mismo. El 4 de junio se tiñó de verde y junto a pancartas que pedían "Saquen sus rosarios de nuestros ovarios”, casi mil personas gritaron "Aborto legal en el hospital”.

Galería de fotos
Comentarios