EDICIÓN IMPRESA

La Gruta de Lourdes tendrá un paseo turístico

Con una ubicación prevista sobre un tramo de 400 metros de la calle Bútori, en los próximos días comenzará la licitación de la obra.

Por Consuelo Cabral
Especial para Sumario
 
A dos días de una nueva peregrinación a la Virgen de Lourdes, que en 2017 convocó a 150 mil fieles, el intendente Facundo Torres Lima anunció a Sumario que este año la Gruta tendrá un paseo turístico, que estará ubicado sobre la calle Bútori.


"Estamos dándole los últimos retoques al proyecto de un paseo turístico para la Gruta de la Virgen de Lourdes. La primera etapa de la obra consistirá en el empedrado de 400 metros aproximadamente de la calle Bútori, en el ingreso previo al predio, y la colocación del articulado con otras calles aledañas”, dice Torres.

El objetivo será sumar un nuevo espacio donde habrá santerías y puestos de comidas para quienes visitan la Virgen durante la procesión del 11 de febrero, pero también para las personas que llegan durante los fines de semana largos.

De esta manera, según explica el Intendente, se responderá a tres demandas de forma simultánea. Por un lado, se pondrá en valor la calle Bútori ya que se realizará un empedrado en los 400 metros por donde se accede al predio y se pavimentarán calles aledañas. Por otro lado, se ordenará el tránsito, ya que debido a la gran afluencia de turistas se suelen generar embotellamientos, impidiendo incluso que quienes llegan a pie puedan avanzar de forma segura. Por último, se fomentará la actividad comercial orientada al turismo, de una manera limpia, ordenada y pintoresca, tal como se merece el emplazamiento de la Gruta.

Por estos días, desde la secretaría de Obras Públicas se encuentran puliendo el proyecto de lo que finalmente será un paseo turístico para la Gruta. "Estamos en pleno proceso administrativo del llamado a licitación, pero previo a ello necesitamos terminar de finiquitar algunos puntos, por lo que estimamos que no demoraremos mucho en tener novedades”, adelantó Torres.
 
De Francia a Córdoba, cuando la fe mueve santuarios
La gruta de Lourdes en Francia

El 11 de febrero de 1858, la Virgen María se le apareció por primera vez a Bernardita, en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave, en las proximidades de Lourdes, una pequeña ciudad de 15.000 habitantes situada en las estribaciones de los Pirineos, en Francia. Bernadette Soubirous fue una pastora, mística y religiosa francesa canonizada por la Iglesia católica en 1933. Su festividad se celebra el 16 de abril, aniversario de su muerte, y su cuerpo permanece incorrupto en Nevers. Una serie de 18 apariciones marianas que Soubirous afirmó haber tenido en 1858 en Lourdes, y los milagros que las sucedieron, terminaron por conferirle fama mundial ya al momento de su muerte.

Casi 60 años después y a 11 mil kilómetros de París, Guillermina Achával Rodríguez y Delfina Bunge de Gálvez, que vivían en Buenos Aires, decidieron construir una réplica de la gruta europea para testimoniar su gratitud a la Virgen de Lourdes de Francia por un favor recibido. Así fue como entre 1915 y 1916 construyeron en suelo argentino una copia de la que habían visitado en los Pirineos.

La Gruta se inauguró el 10 de setiembre de 1916, y en 1917 se donan los predios a la orden de los padres Carmelitas Descalzos, quienes se han encargado desde entonces. Actualmente, llegan a ella peregrinos de todo el país a ofrecerle votos, implorar favores y sobre todo agradecer, cada 11 de febrero.

En 1922 se forma la Comisión de Damas con el objetivo de recaudar fondos para construir la Capilla; en 1924 se pone la primera piedra y en 1927 finalmente es inaugurada. La Capilla, que es de sencillo estilo colonial, fue construida por el arquitecto Jorge Bunge y, más tarde, en 1942, decorada con motivos de Lourdes y de la orden del Carmen por los artistas Carlos Camilloni y Antonio Pedone.




 

Galería de fotos
Comentarios