EDICIÓN IMPRESA

A mayor empobrecimiento... aumentan los operativos

Un inédito dispositivo de control en la ciudad, con la participación de fuerzas federales y provinciales.

Por Stefanía Tomalino
De Nuestra Redacción
 
El atentado a las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York, Estados Unidos, constituye la bisagra entre las libertades individuales y la seguridad nacional. La potencia mundial impuso a partir de 2001 dos ideas nuevas con fuerza: el "te ataco por las dudas” (Afganistán e Irak) y la necesidad de que la ciudadanía resigne libertades individuales y derechos civiles a cambio de seguridad. Esa prédica devino en pandemia planetaria.
Al compás del empobrecimiento creciente de la población, aumentaron los dispositivos de las fuerzas de seguridad.

La estrepitosa alza del dólar se hizo sentir con todas sus fuerzas a partir de mayo de 2018, impactando en la economía real y generando inestabilidad e incertidumbre en diferentes sectores de la sociedad. Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina – UIA - , advirtió ante medios nacionales de la existencia de una "retracción del consumo" de alimentos que hace que "las fábricas trabajen, como máximo al 60%" de su capacidad instalada. 
Consultado sobre este nuevo escenario, el Secretario de Salud, Desarrollo y Equidad Social de la Municipalidad de Alta Gracia, Fernando Mina manifestó a Sumario, el diario de los viernes, que existe un aumento del 20% en los pedidos de ayuda social que recepta esta dependencia municipal. "Hay un aumento en relación a los años anteriores y esto se debe a la crisis económica que genera falta de empleo y deja a muchas familias sin recursos básicos como las obras sociales. Desde aquí tratamos de cubrir las necesidades, pero siempre falta algo. Los vecinos se acercan pidiendo mercadería, ayuda económica o acceder a programas como "Mi Techo” y "Mi Piso”. 

Teniendo como contexto la caída del 40% en el consumo de alimentos, Fabián Perroni, jefe de la Policía Bonaerense, realizó declaraciones que hicieron temblar la gestión de María Eugenia Vidal al frente de la Provincia de Buenos Aires, al asegurar que los robos y hurtos han aumentado, vinculándolos a su vez con un "problema social" ligado al "apremio económico".
"Hay gente que delinque, y que antes no lo hacía, pero ahora lo hace por una necesidad, no sólo por el hecho de delinquir, sino por un apremio económico, y eso no pasaba antes. La falta de inclusión los lleva a esta situación", expresó Perroni a una radio bonaerense.
Como contrapartida, el responsable de la Departamental, Comisario Inspector Julio Oro, aseguró que en su jurisdicción hay un 7% menos de delitos. "Podemos decir que, a diferencia de otros lugares en donde el delito tiende a crecer, en la ciudad ha disminuido un 7%. Buscamos reducir el delito con la prevención”.

Esta premisa encontró asidero en julio de 2017 cuando se lanzó el Plan Integral de Seguridad Ciudadana para ser implementado en las calles de Alta Gracia. Cuatro vehículos de seguridad ciudadana complementaron el control de los 38 domos de vigilancia instalados en diferentes puntos de la ciudad y a ellos se sumaron los controles periódicos impulsados por la departamental y el Consejo de Seguridad Municipal. 
Sin ir más lejos, el pasado viernes 29 de junio se desarrolló un inédito megaoperativo de seguridad entre distintas fuerzas. El mismo estuvo diagramado por el Ministerio de Seguridad y la Jefatura de Policía, y formaron parte de él distintas fuerzas de seguridad, en lo que se denominó un operativo "interfuerzas”. Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería Nacional, Fuerza Policial Antinarcóticos, Policía Caminera y personal de la Departamental Santa María, pusieron a disposición un gran número de efectivos para controlar a peatones y vehículos. 

Control o persecución

El megaoperativo generó confusión entre los vecinos. Ante un despliegue semejante y el rumor de que se habían fugado dos presos del penal de Bouwer, el presidente de Seguridad Ciudadana, Daniel Villar, debió salir a desmentir los rumores. Pero al mismo tiempo, las opiniones de los vecinos no se hicieron esperar: algunos apoyando con vehemencia los controles, y otros criticándolos por ejemplo, por pedir DNI a peatones de forma azarosa. 
"Siempre hay opiniones encontradas. No entiendo por qué la gente le tiene miedo al control, porque todo es parte de la seguridad. Los controles molestan a las personas que les gusta transgredir, o a lo mejor a aquellos que han tenido una mala experiencia con la policía”, manifestó el Comisario Inspector Julio Oro, responsable de la Departamental Santa María, y agregó que "la gente a veces se molesta porque se siente controlada, o reclama que se haga un control en un punto y no en otro, pero lógicamente no podemos controlar a todos los vecinos, el control es selectivo”. 

Galería de fotos
Comentarios