Reforma Judicial: un proyecto clave que encabeza el Gobierno

miércoles, 29 de julio de 2020 · 17:46

El presidente Alberto Fernández anunció esta tarde que el objetivo del proyecto de Reforma Judicial será “organizar mejor la justicia federal”, a través de la unificación y duplicación de los juzgados federales.

Durante su exposición en el Salón Blanco de Casa Rosada, el mandatario estuvo acompañado por los once integrantes del Consejo de asesores que estudiarán el funcionamiento de la Corte Suprema y el Ministerio Público Fiscal.

Además, se hicieron presentes la vicepresidenta de la Corte Suprema, Elena Highton; la ministra de Justicia, Marcela Losardo; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, entre otros.

“Lo que estamos proponiendo no es otra cosa que consolidar una Justicia independiente, regida por las mayores normas de transparencia y que desarrolle los procesos con celeridad y eficiencia. Estoy convencido que todos los argentinos y argentinas participan de estos propósitos”.

Según indicó el Presidente, el proyecto crea la Justicia Federal Penal con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, “mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico”.

“Cada uno de esos Tribunales actuarán en lo sucesivo con una de las dos secretarías que actualmente tienen. La restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales que se sumarán para acabar de conformar el fuero”, explicó.

El proyecto que tiene por principal objetivo mejorar el fuero federal, fusionando los doce juzgados criminales con los once de penal económico, será enviado al Parlamento. La discusión, demorada por la pandemia, no se dará en el marco del consenso que Fernández imaginó la primera vez que anunció ante la Asamblea Legislativa, el día del traspaso de mando, que entre sus prioridades se encontraba el reordenamiento del fuero federal.

El debate de la iniciativa en el Congreso estará signado por un escenario que no deja margen para grandes mayorías en temas complejos, modelado al calor de las discusiones que el oficialismo y la oposición protagonizaron durante buena parte del aislamiento social, preventivo y obligatorio, tanto dentro como fuera del Parlamento. En ese marco, el proyecto ingresará por el Senado, donde el oficialismo cuenta con una cómoda mayoría que minimiza cualquier riesgo parlamentario. El tratamiento en la Cámara alta le dará tiempo al Frente de Todos para preparar el terreno en Diputados. La buena dupla parlamentaria que conforman Máximo Kirchner, jefe del bloque oficialista en Diputados, y Sergio Massa, presidente de la Cámara Baja, deberá conseguir por lo menos una decena de votos para alcanzar las 129 voluntades necesarias para la aprobación del proyecto y eliminar cualquier riesgo a la hora de la votación final. El oficialismo irá a buscar los votos que le hacen falta a los bloques que comandan Eduardo “Bali” Bucca y el mendocino José Luis Ramón.

La principal alianza opositora ya juega sus cartas para la próxima elección, por eso cualquier negociación parlamentaria de temas estructurales resultará infructuosa. Para no debatir sobre el fondo de la cuestión, en principio, dirán que no se trata de un tema urgente y que su discusión puede posponerse hasta que las sesiones vuelvan a ser presenciales. Por eso, en el seno del oficialismo no sorprendió el comunicado difundido por Juntos por el Cambio marcando su rechazo al debate sobre una posible ampliación de la Corte y poniendo en duda las intenciones de un texto que aun no conocen. Dentro de ese contexto, los dirigentes opositores anunciaron que no participarán de la presentación que se realizará en la Casa Rosada.

Síntesis  de las medidas para la reforma judicial anunciadas:

  • Elevar al Congreso el proyecto de Reforma de la Justicia Federal.
  • El proyecto crea la Justicia Federal Penal, mediante la consolidación de los fueros criminal y correccional penal y penal económica.
  • Cada uno de los juzgados actuarán con una de las dos secretarías que actualmente tienen, la restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales que se sumarán.
  • Sistema de subrogancias con máxima transparencia en la designación de los jueces, en la que intervendrán la Cámara Nacional de casación en lo criminal y correccional, el Consejo de la Magistratura y el Senado de la Nación
  • La nueva estructura en nada afecta el criterio del Juez Natural.
  • Se ha previsto la unificación de las Cámaras de Apelaciones y la creación de tribunales orales
  • Los concursos del Consejo de la Magistratura para cubrir los nuevos juzgados debe realizarse por prueba de oposición oral y Pública.
  • Traspaso a la ciudad autónoma de Buenos Aires de la totalidad de los delitos no federales cometidos en su territorio.
  • Unificación plena de la materia civil y comercial federal, con la del contencioso administrativo
  • Fortalecimiento de la justicia federal en el interior del país.
  • Se repondrán las reglas de actuación que deberán respetar los jueces y juezas federales: mantener trato equivalente con las partes; evitar comportamientos que indiquen favoritismo o prejuicio; garantizar que las personas tengan un trato digno e igualitario; comunicar al consejo de la magistratura cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos o económicos; evitar que el clamor público y el miedo a las críticas incidan en sus decisiones; evitar valerse del cargo para promover intereses privados. 
  • Creación del consejo consultivo para el fortalecimiento del poder judicial y del ministerio público, con juristas reconocidos.
  • El Consejo deberá elevar a consideración del presidente propuestas concretas sobre una mejora en el sistema de justicia, el mejor funcionamiento de la corte suprema, el consejo de la magistratura, el ministerio público fiscal y el ministerio público de la defensa.
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios