Nacionales

La Cooperativa Obrera reparte $261 millones entre sus asociados

Se trata del reparto de los excedentes repartibles del último ejercicio entre sus más de 1.700.000 consumidores asociados.

(Prensa, Cooperar) La Cooperativa Obrera comenzó a distribuir los excedentes repartibles del último ejercicio entre sus más de 1.700.000 consumidores asociados, un mecanismo propio de las empresas de este tipo y que beneficia en este caso a quienes eligen esta cadena de supermercados presente en 126 localidades de La Pampa, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires.

De acuerdo a los mecanismos previstos en la Ley de Cooperativas y el Estatuto Social de la Obrera, entre esta semana y la que viene 1.059.668 asociados recibirán 175.782.643,78 pesos por retorno al consumo realizado entre el 1 de marzo de 2017 y 28 de febrero de este año. Además, 1.723.355 asociados recibirán 85.585.062,67 pesos por interés sobre las cuotas sociales.

Esto fue aprobado por unanimidad el 30 de junio, en la última Asamblea Ordinaria de la empresa, propiedad de todos sus consumidores asociados. En esa instancia fue dispuesto también que, "con la intención de seguir fortaleciendo patrimonialmente a la entidad”, todo asociado debe tener integrado un capital proporcional que sea al menos igual al importe de los retornos que le correspondieron en los cinco últimos ejercicios, cerrados en febrero de 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018.

En esa línea, puede solicitarse el reembolso del capital integrado, siempre que esos retornos alcancen en conjunto un límite mínimo de 280 pesos, salvo que el asociado opte por mantener ese sobrante en su cuenta individual de capital y ganar más intereses.

"En una sociedad comercial, el objetivo es obtener ganancias para distribuirlas entre sus socios o dueños en función del capital aportado. En cambio, el objetivo de una cooperativa es prestar servicios a sus asociados y si, como consecuencia de esas prestaciones, surge un excedente, el mismo debe ser reintegrado anualmente a quienes lo produjeron. En las cooperativas de consumo, se hace en función de las compras realizadas por cada uno de los asociados”, explicaron desde la Obrera.

Nacida en 1920, cuando un grupo de 173 vecinos de Bahía Blanca resolvió unirse para constituir una cooperativa panadera que asegurara el precio justo y la calidad del pan, habilitó en 1932 su primer almacén cooperativo. Hoy es la única empresa de supermercados de esa envergadura que no tiene fines de lucro y está constituida y administrada por sus asociados, sus únicos dueños.

 


¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios