La necesidad de políticas

viernes, 13 de marzo de 2020 · 12:14

Alta Gracia cuenta con un lugar para abordar los casos de violencia de género. El Área de Familia, que funciona en el Dispensario Ramón Carrillo, se aboca específicamente a esa problemática y a la de niñez (Ver: Un espacio de contención y acción). Sin embargo, para poder prevenir, sancionar y erradicar estas expresiones, es necesario mucho más que seis profesionales encargadas de atender las urgencias. La planificación y el diseño de políticas para evitar que los hechos de violencia se reiteren son primordiales.


En diciembre de 2019, apenas asumido, el intendente Marcos Torres Lima anunció su intención de atender a la cuestión de género. Siguiendo esa línea, creó una dirección específica para ello y designó como responsable a Mónica Prada. Desde 2011 y hasta 2019, Prada estuvo al frente de Atención al Vecino. A mitad del año pasado, fue elegida por Facundo Torres Lima para presidir el Consejo de la Mujer. Como un collage entre ambas cosas, surgió la Dirección de Políticas de Género y Atención al Vecino.


Más allá de las diferencias que pueda haber entre las necesidades de un área que diseñe e idee las políticas de género y la recepción de reclamos vecinales, sin dudas ambas tienen mucha actividad. Esta semana, el 8 de marzo no pasó inadvertido en Alta Gracia. Alrededor de mil trescientas personas marcharon por las calles de la ciudad en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Los reclamos fueron numerosos pero lo que más movilizó fue la terrible cifra de una mujer muerta a manos de un hombre cada veintitrés horas.


La Dirección de Políticas de Género anunció que pronto se implementará la Ley Micaela y realizó una charla sobre violencia en la Casa de la Cultura. Alrededor de treinta personas asistieron al “Té informamos con profesionales”, como se denominó la actividad. Además, Prada y Rodrigo Martínez, director de Políticas Educativas, participaron de reuniones para realizar las acciones en el marco de la Ley Micaela con Pate Palero y Vanesa Sarla. Sin duda alguna, los talleres y capacitaciones con el personal municipal resultan extremadamente necesarios, especialmente si se tiene en cuenta los dichos de una funcionaria la semana pasada.
Sin embargo, la planificación de políticas debe ser universal. Resulta perentorio llegar con esas acciones a todos los habitantes de la ciudad. Solamente con actividades en escuelas, clubes deportivos, centros vecinales y todas las instituciones, se puede llegar a pensar en una prevención real. En Argentina, el machismo se cobra más vidas que el dengue. Habrá que idear políticas que fumiguen, desmalecen y descachareen esas prácticas de todos los hogares. De lo contrario, los talleres quedarán reducidos a hermosas imágenes en redes sociales y medios de comunicación y las noticias sobre maltratos y femicidios seguirán apareciendo.
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios