Viernes 15 de Diciembre/16:35 hs
EDICIÓN IMPRESA

De Alta Gracia a la cima del motociclismo en Córdoba

Ignacio “Nacho” Aguirre se consagró ganador en el Campeonato Provincial de Enduro Cordobés 2017.

Alta Gracia
De nuestra redacción
 
Cuando era chico y andaba en bici, Ignacio "Nacho” Aguirre miraba a los más grandes andar en moto y se moría por subirse a una de esas máquinas de dos ruedas con motor, donde el viento pega en la cara más fuerte y los movimientos deben ser más precisos. Pero debió esperar 24 años para dejar la bicicrós y empezar a entrenar. Cuatro años después, y con 28 años, se consagró campeón en la categoría junior A del Campeonato Provincial de Enduro 2017, que se corrió el fin de semana pasado en Villa Carlos Paz, en el circuito temático "El Bamba”. En esa misma  competencia, también fue galardonado otro altagraciense, Juan Ignacio Salgado, subcampeón en la categoría junior B. 

En diálogo con Sumario, el diario de los viernes, Nacho contó cómo fueron esos inicios y el camino recorrido hasta alzar el trofeo que desde el domingo pasado lo acompaña en su casa de Villa Montenegro. Nacido en Alta Gracia, de chico corría en bicicrós, pero le encantaban las motos. "El problema es que este deporte no es tan económico y se tienen que dar muchas situaciones para poder llegar a tener lo indispensable, que es el vehículo para competir”, comienza contando Nacho. Recuerda, además, que le regalaron su primera moto a los 20 años, pero la usaba para "salir a dar una vuelta y nada más”.

Pasión, esfuerzo y perseverancia 

Sin formación formal en el enduro, en el 2013 fue a una carrera que cambió sus días. "Después de esa carrera, le agarré el gustito y no la solté más. Este es el cuarto año que estoy corriendo y desde que comencé cada vez le metí más profesionalismo a un deporte que es amateur, porque acá no se gana nada más que la satisfacción de competir. Pero nos comprometimos cada vez más y este fue el año donde llevamos adelante el entrenamiento más intenso y responsable”, cuenta Nacho. 

El triunfo del domingo fue consecuencia de ese combo de esfuerzo, pasión, trabajo en conjunto y perseverancia: "Entreno todo el año, dos veces por semana con mi profesor y entrenador que se llama Rodrigo Muñoz, en una rutina que incluye pileta, moto, bici y gimnasio. Venimos trabajando así desde el primer día de enero y para el año que viene ya tenemos un objetivo fijado que es competir en categoría senior, ya que este año ganamos la junior”.

"Mi papá, mi consejero” 

Una de las cosas que destaca Nacho en su consagración como mejor motociclista de Córdoba en enduro categoría junior es el apoyo de su familia, especialmente el de su padre, que se convirtió en su "coach” y guía a la hora de competir. 

"Es interesante porque en las escuelas no me iba muy bien. Fui al Instituto El Obraje, después pasé a la Monjas, pero mi familia nunca me cuestionó por eso, siempre me acompañó en mi pasión y se convirtió en el pilar fundamental para llegar a cualquier meta. Mi papá está al lado mío como mecánico, como consejero. La compañía de la familia  es algo muy positivo en estos deportes, porque está muy bueno que desde la parte interior de vos sepas que te apoyan en todo aquello en lo que te propongas progresar”, concluye Nacho.

Galería de fotos
Comentarios